Editorial: Una estrella llamada Mel Capitán

¿Lo compartes?

Editorial

La marcha de Mel Capitán nos ha golpeado a todos. Una joven carismática y llena de vitalidad que luchó por los derechos de los cazadores rompiendo los estereotipos y dogmas que las corrientes de pensamiento único nos quieren imponer. Una chica joven, como otras miles, que amaba la caza y estaba orgullosa de mostrar ese estilo de vida sin el que no podríamos entenderla. Sin el que no sería la misma. Ninguna pérdida ha removido nunca tanto los cimientos del sector cinegético como la suya. 

Mel era joven, y en cierto modo fue pionera reivindicando la normalización de la presencia de la mujer en un sector que hasta hace poco parecía reservado exclusivamente a los hombres. Ella dio pinceladas de color rosa a un mundo sórdidamente verde, y ayudó a empujar la evolución del cazador hacia el Siglo XXI, encontrando en las redes sociales el canal de comunicación perfecto para mostrar su imagen. Una imagen sencilla, al igual que la de la mayoría de los cazadores de este país. Porque Mel era una chica humilde que trabajaba en un supermercado y cazaba en su pueblo, junto a sus seres queridos. Por eso consiguió que miles de personas que veían en ella su reflejo siguieran su vida diaria a través de Facebook. 

No, Mel no era Blesa, aunque a muchos de los anticaza que la critican le hubiera encantado que lo fuera. La caza que practicaba ella, como la mayoría de los cazadores españoles, era sencilla, necesaria, legal y ética. Pero, como todos nosotros, fue víctima de esa criminalización que muchos medios de comunicación se empeñan en asociar a esta práctica que todos llevamos impresa en nuestro código genético. Y lo sufrió en primera persona como nadie. La insultaron, la acosaron, le dejaron notas en el coche, acudieron a su centro de trabajo para que la despidieran, la amenazaron… Mel lo aguantó todo, aferrándose a su libertad, a su derecho a cazar y a su deseo de llevar el estilo de vida que realmente quería llevar, no el que venía impuesto por la dictadura de lo políticamente correcto. Mel hizo que todos nos sintiéramos ella al recibir los golpes de una sociedad idiotizada y líquida de la que ya nos advirtió Zygmunt Bauman. Por el simple hecho de cazar. Por el simple hecho de ser ella misma.

Los motivos por los que decidió marcharse no parecen estar relacionados con esta presión. Muchos de los medios que, como El País o La Sexta, día a día muestran la caza rodeada de connotaciones negativas, e incluso delictivas, se apresuraron a destacarlo cuando dieron la noticia. Quizá en un intento de descargar su responsabilidad moral sobre la muerte de esta joven de 27 años, acosada hasta la saciedad por una corriente de opinión que ellos mismos han creado y alimentado durante años. Aunque sea cierto que sus motivos no han sido las presiones animalistas, es imposible no sentir que Mel ha sido víctima de esa irresponsable forma de criminalizar la caza por parte de los grandes medios generalistas. Cada vez menos profesionales, cada vez menos plurales y más irrespetuosos con una actividad y un colectivo contra el que todo vale.

Mel era tan grande que su marcha ha generado un gran eco en el mundo animalista. Como era de esperar, la podredumbre moral y humana de aquellos que se esconden detrás de un teclado para, dicen, defender a los animales, ha esparcido su porquería mental por las redes. Y esto ha hecho más grande aún si cabe a Mel. Conviene quedarse con la sensata carta que Frank Cuesta le dedicó y en la que vuelve a reivindicar algo que muchos parecen haber olvidado: respeto. Se pueden tener posturas diferentes, pero nunca se debe abandonar el respeto mutuo, algo que parece imposible con quienes se empeñan en elevar los animales a la condición de humanos y dotarlos de sus derechos para sentarlos en la misma mesa de debate.

Mel, solías decir que naciste cazadora y cazadora morirías. Fuiste lo que quisiste ser, más dueña de tu destino de lo que ninguno de nosotros será nunca. Valiente hasta el final. Otros grandes cazadores, como Hemingway, también lo hicieron así. Pero tu marcha fue temprana. Muy temprana. Demasiado. Y nos ha dejado a todos rotos de dolor. Sigues estando en nosotros y, desde ahora, seguirás siendo una estrella que nos ilumine, esta vez desde el cielo. Hasta siempre, amiga.

 

 

 


¿Lo compartes?

27 comments

  1. 1
    Pedro says:

    Mi más sentido pésame a la familia y amigos de Mel y a todo el colectivo de cazadores, nos sentimos muy tristes por su perdida, un abrazo fuerte a la familia.

  2. 1
    Cesar says:

    Es una verdadera pena que los no cazadores no comprendan que la mayoría de los cazadores amamos y respetamos la vida y la naturaleza, por eso lamentamos pérdidas que como en este caso, nos entristecen a todos. Incluso a los que no hemos tenido la suerte de conocer a una mujer como Mel, sensible, sencilla y extraordinaria. Mi más sentido pésame a sus familiares y amigos

  3. 0
    Víctor says:

    En verdad noto que se ha llevado con ella parte éste gremio que tan aferrimamente representaba, los cazadores aun así estamos consternados, una mujer llena de vitalidad quien a pesar de la presion de los llamados animalistas, cuyo nombre hace mas referencia a que estos distan mucho sentimiento humano, no pudieron silenciar su pasión, Descansa en Paz Mel, seguiremos con tu lucha.

  4. 0
    Francisco says:

    Ninguna persona merece morir sea del colectivo que sea. Todos los que practicamos nuestros hobbys o deportes en el monte lo que debemos hacer es respetarnos unos a otros y a su vez al medio ambiente. Hablo desde un colectivo el cual también se nos criminaliza como es la práctica de las motos de campo y el off Road. Respetos a la familia y mi mas sentido pésame a familiares y amigos. #ENELMONTECABEMOSTODOS

  5. 0
    Rui Bonito says:

    Mi cara Mel, no te conocía, pero era tu hermano.
    Hoy tuve conocimiento de tu trágico desenlace. He tenido conocimiento de tu lucha, que al final, era nuestra lucha.
    Nadie merece tener un fin tan trágico, cuando tiene toda una vida por delante. Una vida haciendo lo que más te gusta.
    Sé que te fuiste, pero también estoy seguro de que vas a seguir acompañando a todos tus hermanos cazadores. ¡Ahí, en el cielo, y aquí, en la tierra, pero siempre, siempre haciendo lo que más nos gusta: Cazar!

  6. 0
    Leonor López Ruiz says:

    Creo yo que todos somos dueños de esta casa común llamada Tierra y tenemos el derecho de gozar de ella como mejor nos parezca y creamos que estamos haciendo lo correcto; nadie tenemos derecho de involucrarnos en el libre albedrío de otro ser humano; si lo hizo bien, si lo hizo mal, sólo ella fue responsable de sus actos. ¡Respetémonos unos a otros como vecinos de este planeta!

  7. 0
    Carlos says:

    Yo desgraciadamente no conocía a Mel, pero a través de sus comentarios y la forma de interactuar con sus perros se desprende claramente que era una mujer sensible y apasionada con los animales y por ello disfrutaba con pasión de la caza. Que día más triste para su familia y amigos y por ende para todos los cazadores que amamos la naturaleza, que vimos en Mel a una fiel defensora de nuestra mas arraigada aficion. Vivimos en un país en el que por desgracia todo vale.
    En mi siguiente salida al campo allí donde tu tanto disfrutabas, rezaré una oración junto a mi perro recordandote.
    Mel descansa en paz,

  8. 0
    elias Álvarez perez says:

    D.E.P.🕆
    Que triste es cuando alguien nos abandona de forma tan trágica, pero lo es mucho más cuando tan solo tiene 27 años. A buen seguro que en el Cielo brilla una estrella más que nos vela y protege.

  9. 0
    David says:

    Me sumo a la despedida de jara y sedal. Aunque prefiero tomarmelo como un hasta “pronto”. Que a nadie se le olvide que en este mundo todos estamos de paso. Seamos cazadores o no. Lo que hizo de Melanía una persona tan querida entre todos nosotros, es su forma de defender aquello que había aprendido a amar desde pequeña y hacerlo siempre desde el respeto, la educación y sin miedo. Es dificil hacer comprender a alguien que no conozca este mundillo, que la caza es mucho más que matar animales. Si se limitase a eso, todos trabajariamos de matarifes en un matadero. No señores, la caza es mucho más que eso. Es un modo de vida, un amor incondicional hacia la naturaleza y respeto. No hay nada mas natural que la vida y la muerte. Cazar también es preocuparte por el medio y la conservación y dejarte el esfuerzo y mucho dinero en ello. Es buscar la sostenibilidad con cupos y restricciones que los propios cazadores nos autoimponemos.
    Como bien dice Fran Cuesta nadie mejor que un buen cazador sabe lo que necesitan los animales para mantener sostenibles sus poblaciones. Sin embargo se nos tacha de barbaros e insensibles.
    Yo no naci cazador. Mi abuelo me brindo la posibilidad de vivir todo lo que supone la caza y despues yo tome la decisión. Podía haber sido al rebes, pero acabe enamorandome de los madrugones, de preferir amanecer en el campo que en la puerta de una discoteca, de pasar calor y frio, de compartir el instinto puro con mis perros, de llevarme todos y cada uno de los días una lección aprendida, y de entre ellas que la muerte es parte del ciclo de la vida. De pensar en ideas para mejorar las poblaciones sin dudar en rascarme el bolsillo. Si, aunque a algunos les sorprenda, un verdadero cazador de lo que verdaderamente se preocupa es del futuro de aquellos animales que ha cazado y que conoce tan bien.
    No naci cazador, aunque nuestro adn de ser humano (hombre o mujer) es lo que es, un ser vivo que se sirve de otros seres para alimentarse. Aunque algunos quieran renegar de el. Me da igual que alguien pague una licencia de caza o que lo haga por un trozo de pollo o lo que quiera que compre en una tienda. Detrás de cualquier opción existe una realidad que algunos prefieren ignorar. Lo que es cierto, es que hoy en día el que decide como lo decidi yo en su día seguir cazando. No lo hace por necesidad. Lo hace por mantener ese vinculo directo con la naturaleza. Lo hace por no olvidar lo que somos, fuimos y seremos. Y eso no se puede cambiar por muy animalista que uno se autoproclame.
    No naci cazador, y no puedo asegurar que muera siendo cazador (aunque espero que a si sea). Lo que si puedo asegurar es que mientras lo haga, contribuire a mantener la sostenibilidad de aquello que cazo. Y jamás cazare una especie de la que no pueda aprovechar su carne, solo por cazarla por divertimento.
    Defendere la caza como lo hizo Mel desde el respeto y la educación.
    Ese es el mayor legado que nos deja, lamento su decisión de dejarnos antes de tiempo compañera, tus razones tendrias luchadora. Creo que todos por muy fuertes que seamos tenemos nuestros momentos de flaqueza y máxime cuando a lo personal se unen opiniones tan brutales como las que has tenido que soportar. Aunque lejos de lo que muchos creen. Tu ida nos ha unido más a todos los cazadores, en definitiva nos ha hecho más fuertes. Siempre serás un referente.
    Descansa en paz, cazadora.

  10. 0
    antonio lorenzo saez says:

    Con lagrimas en los ojos siento tu muerte Mel, soy cazador y ruego a dios que el hueco que dejas sea ocupado por mi hijo, que después de unos cuantos años acompañándome deja la aficcion.-

  11. 0
    Julio says:

    Una verdadera pena, una persona valiente que defendia sus ideas frente a los que quieren dar lecciones sin respetar a los demas. Una inspiracion para todos los cazadores.

  12. 0
    Mili says:

    Excelente carta de homenaje, respetuosa y sentida. La bronca contra El País es la bronca CONTRA LA HIPOCRECÍA. Mel se mostraba como era, sin necesidad de “mostrarse políticamente correcta”, como Maradona, son lo que son, y basta de “falsa moralidad” de tantos que no tienen nada para mostrar. Hoy el mundo no se divide entre izquierda y derecha, se divide entre hipócritas y auténticos. La autenticidad de Mel es algo que “públicamente” no existe, esa autenticidad es hoy una revolución.

  13. 1
    Gonzalo says:

    Mucho animo a todo el colectivo de cazadores y un fuerte abrazo a la familia,amigos y compañero de Mel , el legado que nos deja esta chavala es mas grande de lo que parece.
    No estaría de mas que las federaciones o el organismo oportuno le rindiera un homenaje para el recuerdo.

  14. 0
    Alonso says:

    Descansa en paz mel eres un ejemplo a seguir viva la caza no tenias k llegar a ese estremo yo siempre te segui y te apolle ya k doy cazador mis mas se tisimo pesame

  15. 0
    Lara says:

    Se fue una de las grandes de las mejores.lucho hasta el final como ella sabia hacer y se merece un gran homenaje gramdisimo por su valentia su forma de vivir la vida y soportar todo lo que soporto que no es poco eh.este donde este brilla y brillara siempre.la caza esta deluto por esta perdida tan grande que nos deja un vacio sobre todo a nosotras la mujeres que la admirabamos.mel estes donde estes siempres estaras en nuetros corazones y en el de todos los cazadores campeona.y para esa gente que no tiene respeto esta chica os a ganado porque ahora los cazadores estareos mas unidos que nunca para convatir esas injusticias y insultos que nos haceis llegar.

  16. 0
    Joan Ramon says:

    Que hay de malo que a una chica le guste la caza,espero que llegue el dia que los humanos dejemos de criticarnos y clasificarnos ,se tiene de acabar el machismo,una chica puede tener la aficion de la caza,como qualquier hombre
    Mi mas sentido pesame para la famila de Mel

  17. 0
    Salvador Peralta says:

    Completamente de acuerdo con el artículo pero… No podemos ni debemos seguir toleramos este acoso. Sí en la Constitución se recoge el delito de odio por cuestiones de ideología ¿Por qué no se defiende a los perjudicados? ¿Por qué seguimos aguantando? Pido que se organice una recogida de firmas para reformar la ley actual y todos estos casos que hemos visto en los últimos años se acaben.

  18. 0
    Juan Marín says:

    Una verdadera lastima que San Huberto te guíe hacia el cielo que es donde debes estar pues eres y serás un ángel para todos nosotros DEP

  19. 0
    Rafael says:

    Mi más sincero pésame a los familiares y allegados. Es una gran pérdida para todos los que amamos y compartimos esta afición, a los que nos representó y defendió hasta la saciedad.
    Mel Capitán icono entre todos los que te respetamos y admiramostrar.
    Descansa es paz.

  20. 0
    Rafael says:

    Mi más sincero pésame a los familiares y allegados. Es una gran pérdida para todos los que amamos y compartimos esta afición, a los que nos representó y defendió hasta la saciedad.
    Mel Capitán icono entre todos los que te respetamos y admiramos.
    Descansa es paz.

  21. 0
    Carla García says:

    No tengo palabras para describir el dolor que siento. Como mujer y como cazadora Mel siempre me ha repredentado. Yo ya he hecho mi donación para costear acciones legales contra todas esas “personas” (que para mi no lo son) que escudadas detrás de un ordenador solo saben insultar y faltar al respeto tanto a vivos como a muertos. Descansa en paz Mel. Siempre vendrás conmigo de caza. https://youtu.be/QENF-dmu_qU

  22. 0
    Sergio says:

    Yo no soy cazador. No he empuñado un arma en mi vida. Pero disfruto enormemente cuando en un buen restaurante veo la palabra “caza” en la carta. Es la carne de más calidad, la más auténtica, la más sabrosa. Sé que ese animal ha vivido en libertad hasta que llegó su hora, y por lo tanto ha sido un ser afortunado. Es un acto natural, los animales se cazan y se comen. Ha sido así desde el inicio de los tiempos, y así seguirá siendo. Lo que no me gusta, aunque entienda que es necesario, es tener animales presos en granjas, engordándolos y dándoles matarife de una forma ingrata e indigna. Y además su sabor es incomparable al de la caza. La caza realizada por gente preparada y de forma controlada, es un bien necesario para la sociedad.

  23. 0
    Susana says:

    El totalitarismo animalista actúa igual que el de los ideólogos de género y el islamofascismo: si cazas estás condenado a muerte, si denuncias la violencia cometida en nombre del islam eres amenazado por islamófobo (Raad Salam); si cuestionas que el movimiento LGTBI imponga sus ideas sobre la sexualidad, te ponen en el punto de mira por homófobo (Alicia Delibes).
    Puede parecer que los animalistas no tienen nada que ver con los otros dos, ni estos entre sí, pero no es cierto. No veréis a un ecolojeta denunciar la salvajada que hay tras la carne halal ni el odio islámico a los perros (en el Reino Unido ya se están movilizando para que prohíban pasearlos en lugares públicos, porque esto ofende a los ciudadanos de la Umma). Tampoco a las feministas denunciar la sharia, ni criticar la sura cuarta del Corán ni protestar por las lapidaciones de mujeres en Arabia Saudí , las violaciones, torturas y asesinatos de cristianas y yazidíes en Oriente Medio o la esclavización de niñas y adolescentes no musulmanas en África.
    Todos estos tienen en común su objetivo de destruir nuestra sociedad occidental desde los cimientos. Miseria y barbarie es lo que nos aguarda si se salen con la suya. De nosotros depende que no lo consigan.
    Os dejo el enlace a esta entrevista a Álex Lachhein realizada por La Contra TV:
    https://www.youtube.com/watch?v=p_uyjd-GfeA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *