Dos científicos tiran por tierra las creencias veganas

¿Lo compartes?

Un ambientólogo exvegano y un neurobiólogo acaban de desmontar las creencias en las que se apoyan los vegetarianos estrictos, que suelen estar detrás de las principales organizaciones animalistas que piden la prohibición de los toros o la caza.

10/11/2015 | Redacción JyS

cartel-antitaurinoEl veganismo es un estilo de vida que está en contra de la utilización y el consumo de productos de origen animal. Su objetivo es que la especie humana deje de utilizar o servirse de animales, puesto que consideran que estos deben tener los mismos derechos que las personas y, por tanto, hay que tratarlos como iguales. Para ellos, comer un huevo frito con un filete de ternera es un crimen. Literalmente.

Esta particular forma de entender el mundo no supondría ningún problema si no fuese porque el extremismo que subyace tras ella ha provocado que muchos veganos no les baste con ejercer sus creencias, si no que además quieran imponerlas al resto de la sociedad. Por este motivo, se agrupan en torno a organizaciones animalistas desde las que fomentan el activismo por lo que ellos autodenominan como “defensa de los animales”, y desde las que enarbolan causas tan mediáticas como la abolición de la tauromaquia o la prohibición de la caza.

Y no es un tema baladí. El colectivo animalista está detrás de actos catalogados de ecoterrorismo, y según EEUU se encuentra entre las diez amenazas terroristas más importantes del mundo. De hecho, en 2011 la Guardia Civil detuvo en España a 12 personas a las que el juez instructor les imputaba este delito.

No comen animales… ¿Pero plantas sí?

La ideología de los veganos deriva de la deep ecology (ecología profunda) y, aunque comparte muchos postulados con el ecologismo, lo cierto es que no son lo mismo. El veganismo se ha fundamentado en la base de que todos los seres vivos, por el hecho de tener capacidades sensoriales, se merecen un respeto moral y deben ser equiparados a las personas, dotándolos de derechos.

Pero ¿por qué las plantas no merecen ese tratamiento? Porque, según los veganos, carecen de esa capacidad de sentir. Aunque para los críticos del veganismo la respuesta es mucho más terrenal: algo tienen que comer. La dieta vegana carece de vitamina B12, por lo que tampoco es tan sana como promulgan sus partidarios. Para que el cuerpo esté sano y tenga los niveles adecuados de esta vitamina se debe comer carne natural y no complejos vitamínicos artificiales. De hecho, hace cuatro años una pareja vegana fue condenada a prisión en Francia por la muerte de su bebé. El juez les acusó de haber propiciado la muerte de su hija de 11 meses por negarle los nutrientes que necesitaba. Los médicos señalaron que el bebé ‘heredó’ a través de la leche materna un déficit alimentario, lo que podría haber contribuido al fatal desenlace.

“Las plantas sienten y son seres inteligentes”

Steffano Mancuso.
Steffano Mancuso.

Parecía que el planteamiento de comer plantas y no animales porque las primeras no sienten era algo incuestionable… hasta hoy. El neurobiólogo especialista en plantas Stefano Mancuso, y la periodista Alessandra Viola acaban de publicar un libro que está desmontando los argumentos de los veganos más convencidos y que ha supuesto una revolución a nivel mundial. brilliant-greenEn esta nueva obra, Brilliant Green, aseguran que las plantas no solo son seres inteligentes, sino que también se merecen unos derechos similares a los humanos y a los animales.

Esta teoría la basan en dos hechos o factores: las plantas sienten y dependemos de ellas. Mancuso asevera que las plantas han adquirido “una cierta y necesaria inteligencia para reproducirse, encontrar energía y protegerse”.

Mancuso y Viola intentan explicar que la inteligencia de las plantas y nuestra dependencia de ellas para comida, abonos y oxígeno merecen un movimiento en favor de las plantas. “Otorgando derechos a las plantas prevendremos nuestra extinción”, asegura Mancuso a The Guardian.

El libro ahonda en la investigación que muestra las maneras avanzadas que tienen las plantas para utilizar sus sentidos y así evolucionar en el medio ambiente. Calibran la humedad e incluso se comunican mediante elementos químicos para alertar a las plantas de alrededor sobre posibles peligros o para avisar de polinizadores cercanos con olores dulces.

Mancuso cree que no se pueden seguir ignorando los derechos de las plantas. “Sé que la primera reacción, incluso de las personas con una mente más abierta, será el pensar ‘Está exagerando. Otorgarle derechos a las plantas es una locura.

 

Un científico exvegano: “si sólo comes vegetales también matas animales”

Claudio Bertonatti.
Claudio Bertonatti.

Otro de los científicos que está tirando por tierra la teoría vegana es Claudio Bertonatti. Lo que combierte a este ambientólogo argentino en un azote para el vegetarianismo estricto es el hecho de que él mismo es un exvegano. En su texto La confusión del veganismo (en este enlace lo encontrarás completo) asegura que “hay personas que suponen que al evitar el consumo de carne no matan animales.” Y continua: “Tengo una pésima noticia para ellas: no es cierto”

Bertonatti afirma que él mismo fue vegetariano “pensé que al convertirme al vegetarianismo iba a evitar la muerte de muchos de ellos. Pero cambié de opinión”. Por otro lado, el ambientólogo dice que “siendo vegetariano evitaba la muerte y el sufrimiento de los animales domésticos, pero no la de las especies silvestres. Entonces cambié, y volví a ser omnívoro”.

shutterstock_302683481Asimismo explica que la primera causa de la deforestación es el cultivo de plantas como el trigo, el arroz o el maíz lo que contribuye a la muerte de especies animales, ya que los las semillas con abonos sulfatados son tóxicos para los animales. Asegura que el impacto de la ganadería extensiva (al menos en su país) es mucho menos agresivo para las especies silvestres.

Y apunta que “hay que ser normal y solidario, adoptar una posición inteligente. Ser solidario con la naturaleza, el mal menor. Hay que fomentar el consumo responsable y la muerte humanitaria de las reses”. “Si no conocemos la naturaleza, su diversidad, tampoco podemos valorarla. Nuestro universo se restringe a lo que vemos: perros, gatos, canarios, gallinas, cerdos, patos, vacas. Nuestra sensibilidad se dirige a ellos, y es como mirar a través del agujero de una cerradura. El mundo es más amplio y más complejo, puedes aceptarlo o no”.

vermu-antitaurino-2013webBertonatti finaliza argumentando que: “Nunca los veo luchando por la creación de nuevos espacios protegidos, o combatiendo el tráfico ilegal de especies. Los veo contra las corridas de toros, que ya no se celebran en Argentina, y contra los mataderos. Es como si solo vieran los animales domésticos que, insisto, no se están extinguiendo. No digo que esté mal, sólo que hay mucho más que eso”.

 


¿Lo compartes?

One comment

  1. 0
    Juanjo says:

    Yo, que también como carne, me parece un artículo tendencioso, con argumentos cogidos con pinzas.
    Se sugieren que los animalistas con ecoterroristas, y yo todavía no he visto una bomba en una plaza de toros o en una carnicería.
    Se les critica por tomar B12 químico. Yo, carnívoro, también tomo suplementos nutricionales para complementar mi dieta. ¿Y qué?
    Las plantas sienten y padecen: es verdad. Maltratarlas las seca y mata. Pero no conozco ningún frutal que muera por recolectar sus frutos.
    “la primera causa de la deforestación es el cultivo de plantas como el trigo, el arroz o el maíz lo que contribuye a la muerte de especies animales”. Pero si casi todos esos cultivos son para dar de comer a los animales de granja.
    Bertonatti finaliza argumentando que: “Nunca los veo luchando por la creación de nuevos espacios protegidos, o combatiendo el tráfico ilegal de especies”. Supongo de Bertonatti está en todas las que se organizan en el mundo y pasa lista.
    El artítulo es digno de “El Mundo Today” (periódico de parodia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *