La pieza una vez abatida se cobra cueste lo que cueste

¿Lo compartes?

Fue lo que debió pensar este cazador, que no dudó un instante en desnudarse y tirarse al río para cobrar el jabalí que había abatido. Enhorabuena al cazador y la cuadrilla. ¡Así se hace!

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *