Descubren en Getafe los restos de un ciervo del Pleistoceno

¿Lo compartes?

Se ha desenterrado por primera vez un esqueleto completo del animal, que se ha presentado en el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid.

28/01/2015 | Redacción

ciervo
Recreación del «ciervo el Pleistoceno» / ABC

 

Que la Comunidad de Madrid era un gran páramo en el que campaban a sus anchas todo tipo de animales prehistóricos no es, ahora, un secreto. Hace alrededor de 100.000 años, por esas tierras campaba a sus anchas el Haploidoceros mediterraneus, es decir, el ciervo de astas simples mediterráneo. Se trata de un tipo de cérvido muy poco conocido ya que, hasta ahora, sólo se han encontrado restos incompletos en Cataluña y el sur de Francia.

Esta vez, se ha desenterrado por primera vez el esqueleto completo del animal, un hallazgo arqueológico en toda regla. Los restos, encontrados en Getafe, al sur de la región, se han presentado recientemente en el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, con sede en Alcalá de Henares.

 

La glaciación, culpable

Esta especie de ciervo sólo ha sido hallado en el sur de Europa, lo que demuestra que estaba adaptado perfectamente a áreas cálidas. Por tanto, su extinción, hace unos 85.000 años, se produjo con la glaciación que, por aquel entonces, afectó al norte del planeta.

Lo que sí pueden asegurar los expertos es que estos ciervos formaban parte de la dieta de los neandertales, con los que compartieron época y espacio. Además, el Haploidoceros mediterraneus no está emparentado con ninguna de las especies de ciervos que habitan hoy España, aunque sí con un par que viven en Asia. Su tamaño era algo más pequeño que el de un ciervo común actual y algo más grande que un gamo.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *