Declarado improcedente el despido del guarda del coto de caza moscón

¿Lo compartes?

El Juzgado de lo Social de Oviedo ha declarado improcedente el despido del guarda expulsado del coto de caza de Grado. La sentencia obliga a la Sociedad de Cazadores moscona a readmitir al trabajador o pagarle 37.440 euros, en concepto de 52 euros por 720 días, tras dieciocho años empleado en la zona.

01/07/2014 | La Nueva España | Sara ARIAS

Los cazadores ya han tomado una decisión y el pago ha sido efectuado. Por su parte, el profesional no apelará el fallo, según apunta su abogado, Amador Roldán.

Los hechos se remontan al pasado mes de marzo, cuando una parte de los socios propuso en la asamblea el despido del profesional. Alegaron motivos de ahorro económico. El guarda, tras no llegar a un acuerdo en la Unidad de Mediación, Arbitraje y Conciliación (UMAC), demandó a la sociedad al estimar que se incumple el pliego de condiciones por el cual la consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos adjudicó el coto al colectivo moscón a condición de mantener cuatro guardas durante diez años.

También argumentó que, en aras del ahorro, debería ser despedido el guarda que llevase menos tiempo. Y en ese sentido, también demandó al último guarda en incorporarse. Si bien este asunto fue desestimado.

En paralelo al litigio, un grupo de cazadores, defensores del guarda, aseguró que el despido se debió a que, en varias ocasiones, el profesional denunció a socios que estaban cazando con perros en época de veda y cría del jabalí. Sin embargo, Adolfo García Blanco, presidente de la sociedad moscona, lo negó del todo. “No hay nada personal de por medio, lo único que hay es que la asamblea decidió por mayoría despedir al guarda”, añadió. Y detalló que en este asunto la junta directiva no tiene nada que ver porque ni si quiera votó el cese.

Por otro lado, queda por resolver la denuncia interpuesta por la Asociación de Guardas de Caza del Principado de Asturias en la Consejería. En su escrito, adujeron los mismos argumentos que el profesional despedido. La Sociedad moscona trata ahora de finiquitar este asunto para cumplir con el pliego de condiciones por el que se les adjudicó el coto y que les obliga a tener cuatro guardas.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *