Cuenca // Los permisos para cazar corzos se multiplican por tres

¿Lo compartes?

Las autorizaciones a los cotos de caza de la provincia de Cuenca para abatir corzos se han multiplicado por tres en las últimas cinco temporadas cinegéticas, después de que, en la última década, el corzo se haya extendido por toda la provincia desde la Serranía hasta las zonas del centro y sur, siendo una especie cada vez buscada por los cazadores.
17/03/2014 | Europa Press

Según los datos facilitados por la Delegación de Agricultura en Cuenca, en el último lustro se ha triplicado el número de autorizaciones para esta especie en la provincia. De este modo, se han pasado de los 270 precintos autorizados en la temporada 2009/2010 a los 819 de la presente.

Del mismo modo, los cotos donde se ha solicitado la autorización para este tipo de caza también han aumentado sustancialmente llegando casi a duplicar el número. De los 173 cotos en los que se practicaba esta modalidad deportiva hace cinco años, se ha pasado a los 333 actuales.

Estas cifras demuestran la expansión que ha tenido esta especie en la provincia conquense en los últimos 10 o 15 años provenientes de la vecina provincia de Guadalajara. Según ha confirmado a Europa Press el técnico de caza de los servicios periféricos de Agricultura en Cuenca, José Antonio Gil, la expansión del corzo ha sido “lenta pero continuada”, por lo que ya es posible ver ejemplares en todas las comarcas conquenses.

Gil ha explicado que “sucesivamente se ha ido incrementando el número de cotos de caza que ha solicitado la inclusión de esta especie en sus planes cinegéticos para su aprovechamiento lo que ha llevado a que se cace en muchas zonas donde hace unos años no se cazaba”. Ha asegurado que para los cazadores resulta atractivo tanto por el trofeo de los machos como por la novedad de ser una especie desconocida para muchos de ellos.

Entre los factores que han propiciado esta expansión, Gil ha destacado que se trata de un animal que se adapta con facilidad a los nuevos hábitat. “El corzo necesita tranquilidad y alternancia de zonas de monte donde refugiarse y de cultivos donde alimentarse”, ha detallado el técnico, que ha destacado la riqueza en este tipo de hábitat que existe en la provincia.

Otra de las características, que para Gil podría explicar el éxito colonizador de esta especie, es la “gestación diferida del óvulo” lo que le permite elegir a la hembra, con un margen de tiempo, la época de cría. Con esta técnica el corzo puede adaptar su cría a los años buenos o malos. Aunque asegura que el potencial reproductor del corzo “no es excepcional”, su pequeño tamaño y temperamento huidizo le permite “colonizar con facilidad algunas zonas siempre que disponga de tranquilidad para alimentarse y refugiarse”.

DAÑOS A LA AGRICULTURA

Según el responsable técnico de Caza de Cuenca, esta especie no requiere grandes cantidades de alimento por lo que sus daños en agricultura no son tan importantes como los de otros cérvidos que precisan más alimentos, por lo que “es menos dañino” que otras especies de cérvidos presentes en la provincia de Cuenca.

Sin embargo, ha reconocido a Europa Press que en la Consejería tienen constancia de “que en algunos cotos han tenido problemas importantes” en los cultivos. A pesar de que todavía no se puede considerar “una especie preocupante en la provincia”, sí ha alertado de que podría llegar a serlo en los próximos años “si no se caza de manera sostenible”.

En cuanto a posibles problemas con la fauna autóctona, Gil ha asegurado que no ve posible que el corzo constituya un problema, aunque sí contempla esta posibilidad en el caso del ganado doméstico. “Todas las superpoblaciones, sobre todo de herbívoros, puede ocasionar algún problema, sobre todo si existe ganado cerca”, ha relatado Gil quien asegura que para evitar la aparición de posibles brotes se realizan frecuentes controles.

EL CORZO Y EL LOBO

Algunas teorías han relacionado directamente la expansión de esta especie con la recuperación del lobo en muchas zonas de la península ibérica desde el norte. Preguntado Gil por la posibilidad de volver a ver lobos en la provincia conquense, no lo descarta a medio plazo ya que podrían llegar desde Guadalajara al igual que lo ha hecho este cérvido.

Para ello, el técnico de caza ha condicionado su expansión a la tranquilidad que necesita esta especie que podría encontrar su caldo de cultivo en muchas zonas de la Serranía de Cuenca donde la población humana permanente es casi residual lo que permitiría el asentamiento de algunas poblaciones.

En su opinión personal, “es posible que en 20 o 30 años podamos tener poblaciones de lobo estables en la Serranía de Cuenca”. De momento hay constancia de algún avistamiento de ejemplares solitarios pero las poblaciones estables en manadas “tardarán más tiempo, pero si el lobo encuentra el alimento y la tranquilidad necesaria es posible que lo podamos ver en una evolución a medio plazo”, ha relatado a Europa Press.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *