Consejos para que tu pareja te acompañe de caza (más de una vez)

¿Lo compartes?

cazar-con-tu-pareja-destacada

¿Tu pareja frunce el ceño cuando te ve salir por la puerta para irte de caza? ¿Cuenta las horas que faltan para que llegue la veda? Si te enfrentas a este tipo de situaciones es porque quizá no has sabido iniciar al amor de tu vida en el maravilloso mundo de la caza. Pero tranquilo, aquí está jaraysedal.es para ayudarte…

15/6/2016 | Redacción JyS

Pídele que te acompañe

¿Ya lo has hecho? ¿Te ha dicho que sí? Entonces pasa al número dos. ¿Aún no le has preguntado? Continúa leyendo.
Parece un aspecto sencillo, ¿no? Pues algunas personas no lo preguntan y se quejan de que no son acompañadas por sus parejas. Sólo tienes que pensar en cómo empezaste tú, ¿te invitaron, verdad? Probablemente fue tu padre, tu tío o un amigo. Pues este caso es igual, es más, quizá lo esté deseando y sólo está esperando a que tú preguntes.

Trata de intercambiar aficiones

Si rechaza la oferta –y tus ruegos fallan— da un paso atrás y prueba otra alternativa. ¿Alguna vez la has acompañado en sus actividades favoritas? Si la respuesta es sí, entonces puedes tratar de llegar a un acuerdo para que te acompañe. Si la respuesta es no, entonces tienes tareas pendientes. Ve con tu pareja en sus rutas en bicicleta, acompáñala a yoga o a cualquier cosa que la divierta; y cuando lo hayas hecho será su turno.

Tómatelo con calma

Si tu pareja no ha pisado más verde que el del césped del jardín de la piscina, no te la lleves el cazar-con-tu-parejaprimer día de apertura a las perdices, o tras los duendes durante todo el día. Trata de enseñarla como se enseña a un niño –pero recuerda que no lo es-, con mucha paciencia; y deja que haga todas las preguntas que sean necesarias. Un buen entrenamiento puede ser una tirada de palomas en media veda, cuando la temperatura es más benigna y tampoco estarás mucho tiempo en el puesto. Es un gran truco para que tu pareja vaya a cazar contigo en más ocasiones

No des nada por supuesto

Desde que salgas por la puerta de casa y cojas el coche, no des nada por supuesto. Lo primero que tienes que hacer es preguntar a tu pareja cuánto sabe sobre el tipo de caza que vais a realizar y las piezas objetivo, puede que le haya causado tanto interés desde un principio que se ha podido empapar del tema para no quedarse rezagada. A partir de ahí, y cuando ya sepas que nivel de conocimientos tiene, podrás empezar a explicarle cosas nuevas, pero primero debes saberlo, no hay nada más aburrido que te intenten explicar lo que ya sabes.

Deja que participe en todo el proceso

Si decides que tu pareja vaya a cazar contigo a un rececho deja que investigue las huellas que encontréis y los rastros que ella descubra. Anímala a que participe de la última parte del proceso –si hay suerte ese día-, y que sea ella quien te ayude a desplumar las palomas, o a desollar el corzo, ya verás cómo resulta mucho más divertido y además así conseguirás que ‘le pique el gusanillo’ aún más. Sólo así tendrás más probabilidades de que decida repetir.

Haz que se sienta parte del grupo

Si tu pareja te acompaña en su primer día junto a tus amigos, inclúyela en toda la experiencia. La planificación anterior, las historias, las bromas… todos los cazadores sabemos que no hay nada que una más que todo eso. No intentes actuar de forma distinta porque tu compañero o compañera se encuentre presente, si tú te comportas de manera diferente entonces todos se sentirán más incómodos.

Trata a tu pareja como a cualquier otro

No trates a tu pareja como un niño. Como hemos descrito anteriormente debes hacerle partícipe de todas las decisiones, es más, puedes dejar que sea tu aprendiz quien elija el camino a seguir. Eso sí, no trates de engañarle con malas tretas. No le confundas con la edad del animal que habéis conseguido, si haces un doblete y ella encuentra la pieza de mayor tamaño que esa no es la que buscabais… En definitiva no le hagas lo que no te gustaría que te hicieran.

Alterna modalidades

No a todo el mundo nos gustan las mismas modalidades de caza: a unos les gustan las esperas de jabalí, a otros les apasiona la media veda, a otros la perdiz es lo que les vuelve locos… Recuerda que cada persona es mundo y que sobre gustos no hay nada escrito, intenta enseñarle las variedades que ofrece el mundo de la caza y así será ella misma quien podrá escoger lo que más le guste o lo que más le apetezca dentro de vuestras posibilidades. Es la mejor manera de conseguir que tu pareja vaya a cazar contigo.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *