Conceden casi 3.300 permisos de descaste de conejo en año y medio

¿Lo compartes?

El conejo se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para muchos, agricultores, cazadores y administración. Los agricultores llevan tiempo quejándose por los daños que esta especie ocasiona en sus cosechas.

26/01/2015 | La Tribuna de Albacete | MAITE MARTÍNEZ

Captura de pantalla 2014-08-11 a la(s) 10.26.22- reducido

Su último paso ha sido pedir, a través de Asaja, la intervención de la Defensora del Pueblo por la «falta de soluciones» frente a la «plaga de conejos que dura ya varios años». La Consejería de Agricultura cree que acudir a esta instancia es «excesivo», pues dicen están adoptando medidas.
Sólo un dato, en el último año y medio, en la provincia de Albacete se han autorizado 3.230 permisos para descaste de conejos en zonas agrícolas, para evitar así una superpoblación que dañase los cultivos de cereales, vid y olivar. Casi todas las peticiones que realizan cotos de caza o agricultores son autorizadas y «con celeridad», argumentan. Apenas un 2% de las solicitudes fueron denegadas.
El director general de Montes y Espacios Naturales, Javier Gómez-Elvira, explicó a La Tribuna que si bien en algunas zonas concretas este animal ocasiona daños «por encima de lo normal», no se puede hablar de que haya una plaga en la región. Los últimos censos que maneja su departamento recogen que, a nivel general, hay menos conejos porque dos de las enfermedades que les aquejan, la misomatosis y la hemorragia vírica, están siendo más agresivas y castigan más su población. No obstante, admitió, hay comarcas, como la de la Mancha, donde hay «muchísimo conejo».

Carreteras y ferrocarril. Cuando se disparan las poblaciones de conejo y la actividad cinegética normal no consigue mantener este animal a raya, es el momento en el que se solicitan las autorizaciones extraordinarias de descaste. El conejo se puede cazar durante la temporada cinegética ordinaria, que va del 8 de octubre al 8 de febrero. Fuera de estas fechas, se requiere de una autorización especial. En las inmediaciones de las carreteras, autovías y líneas de ferrocarril, donde no se puede cazar con escopeta por ser considerada una zona de seguridad, se habilitan permisos para sacar a los conejos de sus madrigueras con la ayuda de un hurón y atraparlos con redes. El principal problema en torno a estas infraestructuras está en las madrigueras que excavan en los taludes y zonas valladas.
A este respecto, el director general de Espacios Naturales concretó que están a la espera de firmar con el Ministerio de Fomento, y también con la Consejería de Fomento, un acuerdo a tres bandas para poder intervenir decididamente en estos lugares, donde crían tantos conejos. En las zonas más conflictivas, se atraparían los conejos con hurón y capilla para ser trasladados a lugares donde se necesita esta especie y su población es baja, como el Parque Natural de Cabañeros o los Montes de Toledo. Gómez-Elvira concretó que están pendientes del Ministerio de Fomento para obtener el permiso y poder intervenir en zonas de su competencia.
Desde Asaja se critica esta demora por parte del Ministerio, ya que dicen este retraso «incrementa los daños a los agricultores proporcionalmente, pues es en estas zonas donde mayor concentración de madrigueras se acumula».
Hartos como están de esperar una solución, hay agricultores que han acudido a la vía judicial, «un agricultor de La Solana ya ha conseguido que se condene el Ministerio de Fomento», advirtió Jorge Navarro, secretario provincial de Asaja, que echa en falta un «enfoque global del problema, para buscar una solución de verdad». En este sentido, desde Asaja también critican que las Confederaciones Hidrográficas hagan «caso omiso» a las peticiones que les hacen para limpiar las riberas de ríos y arroyos de su jurisdicción y «así evitar el asentamiento y la propagación de los conejos».

Complicado. El director general del Medio Natural opinó que con los medios que hay a día de hoy (temporada cinegética y autorizaciones extraordinarias, fundamentalmente), la población de conejo debería estar controlada. Aunque admitió que «el campo es como es y a veces plantea dificultades». Intereses contrapuestos entre agricultores y cazadores, unos no quieren que los conejos les dañen las siembran y otros quieren que haya conejos suficientes para cazar; o factores climáticos como la sequía, que propicia la existencia de este animal «que teniendo comida y refugio se cría bien, lo que le va mal es la humedad y las lluvias», hacen que controlar la población de esta especie no siempre sea fácil.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *