Comunidad Valenciana // Bonig defiende el ‘modelo francés’ como alternativa a la caza con parany

¿Lo compartes?

La consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, ha manifestado hoy que la Generalitat está buscando “nuevas alternativas” a la caza con la técnica del parany, con modelos como el francés, permitido por la Unión Europea.

13/11/2013 | Las Provincias

Bonig ha hecho estas declaraciones en rueda de prensa de presentación del proyecto “Camino natural Turia-Cabriel”, preguntada por la decisión de la Conselleria de dejar en suspenso la autorización otorgada para la captura científica de túrdidos y otras aves con la técnica del parany.
El parany científico “no se ha anulado”, ha explicado, sino que cautelarmente se ha decreto la suspensión hasta que se resuelva el recurso de alzada interpuesto por varias organizaciones ecologistas contra esta actividad.
“La Unión Europea ha declarado que la caza con parany es ilegal por ser masiva y no selectiva, pero entendemos que hay otras prácticas como el modelo francés donde sí que está permitido”, ha señalado.
“Siempre hemos dicho que la caza con parany tal y como se practicaba en la Comunitat Valenciana era ilegal”, ha defendido, según las sentencias del Tribunal Europeo y del Tribunal Constitucional que declaró “inconstitucional” la modificación en 2007 de la Ley de Caza por parte de la Generalitat.
Al Gobierno Valenciano, ha recordado, le hubiera gustado que el anterior gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, antes de plantear el recurso de inconstitucionalidad, hubiese creado la comisión mixta con la Comunitat Valenciana para intentar “reconducir” el tema, como ocurrió con la Ley de Montes.
“Pero fue imposible” ha lamentado, y el Gobierno central planteó el recurso de inconstitucionalidad, y la sentencia el Tribunal Constitucional lo avaló.
Según Bonig, cuando la Conselleria de Medio Ambiente autorizó el parany científico, 33 con vigilancias, y por un informe que llevaría a una investigación científica por la Universidad Politécnica de Valencia, “nos amparaba la normativa”.
La directiva de aves, que es de obligado cumplimiento en los estados miembros, prohíbe los métodos que no sean selectivos y utilicen los adhesivos, pero establece “algunas excepciones”, como que haya autorización y control estricto de la administración para fines científicos y de estudio, recuerda.
“Nos avalan los informes, lo ha revisado la Abogacía de la Generalitat y nos dice que estamos amparados”, ha reiterado.
Ahora bien, ha explicado, “al montarse tanto revuelo”, intervenir la Fiscalía General del Estado, y las denuncias ante la Unión Europea, la Generalitat ha optado, por un criterio de prudencia, suspender de manera cautelar los paranys científicos.
Asimismo, y hasta que se resuelva el recurso de alzada, para el que hay un plazo de tres meses, “vamos a solicitar un informe a la Comisión Europea para que se pronuncie sobre si los paranys científicos cumplen la normativa”, y “estamos convencidos que pueden autorizarnos esos paranys científicos”, ha señalado.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *