Comunidad Valenciana // Apaval pide cazar en 39 ´paranys´ científicos para recabar argumentos

¿Lo compartes?

La Asociación de Paranyers de Castelló (Apaval) ha solicitado a la Generalitat Valenciana que le autorice a cazar sin límite de cupo de aves en 39 “paranys científicos” en la provincia de Castelló a pesar de que se trata de una práctica ilegalizada por la Unión Europea, la legislación española y el Tribunal Constitucional por ser masiva y no selectiva, según datos facilitados por el Consell.

25/09/2013 | Levante | NACHO MARTÍN

Eso sí, la Conselleria de Medio Ambiente confirmó que no aceptará tal número de “paranys” experimentales y que sólo autorizará “los mínimos necesarios” para que Apaval -apoyado por un equipo de la Universidad Politécnica de Valencia- “pueda experimentar para intentar demostrar que el sistema de parany sin muerte sería selectivo y respetaría las exigencias de la normativa europea”.
Medio Ambiente todavía está estudiando el número de “paranys” que autorizará y, de uno u otro modo, dará una oportunidad a los cazadores para que recaben argumentos de cara a defender una reforma legislativa que, hasta la fecha, ha sido rechazada por Bruselas, el Tribunal Constitucional y, ahora, el propio Ministerio de Medio Ambiente. No en vano, el ejecutivo nacional se resiste desde hace meses a bendecir la nueva propuesta legislativa de “parany” sin muerte presentada por la Generalitat y Apaval el pasado mes de octubre.
El Gobierno sigue sin desbloquear la propuesta del Consell y este año la caza de “parany” volverá a estar prohibida por décima temporada consecutiva, con el añadido de que el Tribunal Constitucional ha ratificado su prohibición y la Audiencia Provincial ha unificado criterios para considerar delito este tipo de caza en cualquier caso que se instruya dentro de su jurisdicción.
Mientras tanto, los grupos ecologistas Gecen, Ger-Ecologistas en Acción denunciaron ayer que ya han detectado “paranys ilegales preparándose para la caza” -cuya temporada se abre en octubre con el paso migratorio de aves- en al menos una decena de municipios como l’Alcora, Vila-real, Moncofa, Betxí, Onda o Ribesalbes.
Asimismo, las entidades conservacionistas critican la autorización de “paranys” científicos porque los consideran una forma de esquivar la prohibición legal de cazar aves de forma masiva y no selectiva. Como precedente, el año pasado los ecologistas remitieron a la Fiscalía denuncias con la documentación de 1.000 paranys geolocalizados con GPS en Castelló. Por su parte, la Generalitat tramitó 60 denuncias y los agentes medioambientales denunciaron la falta de recursos y la prohibición de hacer inspecciones por la noche, lo cual les impedía técnicamente encontrar a los posibles infractores, dado que el periodo de caza se concentra precisamente en la franja nocturna.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *