¿Cómo es la convivencia entre liebres y conejos?

¿Lo compartes?

Un estudio revela que entre ambas especies no hay apenas conflictos y tienen perfectamente acotadas sus zonas de descanso y convivencia.

30/01/2015 | Redacción

Captura de pantalla 2014-08-11 a la(s) 10.26.22- reducido

Que la liebre y el conejo son dos de los grandes reyes del campo ibérico no es un secreto. Lo que quizá no sepa mucha gente es que en Australia existe un pedazo de tierra –hablar de pedazos en Australia es hablar casi de medio mundo– en el que existe clima mediterráneo y, en él, conejos y liebres viven prácticamente en las mismas condiciones que en la Península.

Un estudio realizado en esta zona sobre la convivencia entre ambas especies demuestra que se llevan bien y que, a pesar de que pueda haber ciertas escaramuzas en algunas ocasiones, saben perfectamente cuáles son sus lugares de descanso y cuáles de convivencia.

Ambas utilizaron las mismas zonas de refugio durante el día, pero se comprobó que existía cierto grado de separación entre conejos y liebres. Dentro de las zonas de matorral, las liebres prefirieron posiciones que no solo ofrecían refugio, sino también una buena vista del terreno para poder ver a los depredadores y, en caso de amenaza, poder huir holgadamente. También los conejos optaron por los matorrales. De hecho, las zonas durante el crepúsculo se relacionaron con las ocupadas durante el día por ambas especies aunque, por la noche, las liebres cubrieron un territorio más amplio que los conejos, eso sí, sin evitarse mutuamente. Esto ahonda en la idea de que ambas especies conviven pacíficamente. La separación entre ambas a la hora de buscar refugio se debe exclusivamente a las preferencias que cada especie muestra a la hora de ocultarse.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *