Ciudad Real // Así es la finca de Ciudad Real donde caza el príncipe Guillermo

¿Lo compartes?

Las 15.000 hectáreas, enclavadas en el parque natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, son de una belleza insultante. Las laderas se salpican de olivos (ecológicos), por donde corren despreocupados los ciervos y los jabalíes.

11/02/2014 | El Mundo

“No sabes cómo es aquello”, se ensueña un joven conocedor del terreno, “gran parte está en la sierra pero también hay parte llana, todo está protegido y ahí no entran apenas coches. Los propietarios están empeñados en conservarlo todo natural, salvaje, los animales están en perfecta libertad”.

‘Aquello’ es la quinta La Garganta, uno de los mayores latifundios de España, propiedad del duque de Westminster. La finca ha sido protagonista estos días porque los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra pasaron en ella el pasado fin de semana, cazando. El asunto ha levantado polémica en Reino Unido, habida cuenta de que Guillermo preside a partir del jueves una conferencia internacional sobre la protección de la vida salvaje y la prohibición de la caza furtiva de elefantes, rinocerontes y tigres, y la prohibición del comercio de marfil.

Los príncipes ingleses disfrutan varias veces al año de este entorno privilegiado. Aunque Lord Gerald Cavendish Grosvenor (62 años) es, según la lista Forbes de 2013, el hombre más rico de Reino Unido, la relación que mantiene con los Windsor es fraternal. Su hijo mayor, Earl Grosvenor, es uno de los siete padrinos del príncipe Jorge, el primogénito de Guillermo y Kate. Su amistad perdura entre generaciones y pasa, como en la mejor tradición de la nobleza, de padres a hijos.

La finca tiene diferentes pabellones que albergan a los ilustres invitados del duque de Westminster o de sus hijos cuando viajan a España para practicar la actividad cinegética (como cualquier otro coto privado, sólo se puede cazar en él por invitación). “Cuenta con helipuerto, escuela, iglesia propia y un hospital de primeros auxilios”, rezan las crónicas, no siempre acertadas. Quien conoce bien el terreno asegura que hay mucho mito con este latifundio. La casa principal es, en contra de lo que se ha publicado, “sencilla”. “Y cuando dicen que tiene helipuerto supongo que deben de referirse a la explanada”.

Quizá parte del mito venga por el hermetismo del propietario. Vicente Luchena, de Ecologistas en Acción Valle de Alcudia denuncia que todos los caminos públicos que pasan por el latifundio están cortados, salvo uno. “La finca está rodeada de una valla ilegal para que la fauna no se escape. Allí no puede entrar nadie. Cuando un coche accede por el único paso libre, los guardas de la finca le persiguen hasta que sale. Hay muchas denuncias al respecto”. Los ecologistas están recogiendo firmas para pedir al duque de Westminster que abra el paso al histórico y espectacular viaducto de Minas del Horcajo, actualmente cerrado. El puente, situado en el término de Almodóvar del Campo y construido a principios del siglo XX, es uno de los principales reclamos de la ruta del Camino Real de la Plata.

Lord Grosvenor adquirió la finca en 2001 por valor de más de 100 millones de euros. Desde entonces “ha ido comprando fincas aledañas para aumentar el terreno”, según Ecologistas en Acción. El entorno del duque de Westminster, sin embargo, niega que la relación que ha establecido con los pueblos de alrededor de La Garganta sea de índole feudal. “Está personalmente implicado en el desarrollo de la zona”, explican. De hecho, Westminster emplea actualmente a cerca de un centenar de personas.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *