Chris Kyle, la vida del francotirador más letal de la historia

¿Lo compartes?

chris-kyle-con-su-rifle

Fue el francotirador más certero que han tenido los marines de los Estados Unidos y hoy en día es una leyenda. Pero seguro que no sabes con qué rifles y calibres conseguía hacer blancos hasta a dos kilómetros de distancia, y además no te puedes imaginar cómo se inició en el mundo de las armas. Pues sí, fue mediante su pasión por la caza. Esta es su increíble historia.

04/04/2016 | Redacción JyS

Biografía

La vida de Christopher Kyle estuvo siempre fuertemente ligada a su estado natal, Texas. Kyle nació el 8 de abril de 1974 en Odessa, municipio tejano donde transcurriría su infancia entre animales y armas en la granja familiar.

Ya a los ocho años recibió su primera arma como regalo: un rifle Remington 700 en calibre .30-06 Sprg con el que se iniciaría en la caza junto a su padre. Tras el rifle llegó una escopeta, y juntos, padre e hijo, saldrían tras los faisanes o los ciervos. Gracias a la afición por la caza Kyle fue desarrollando una gran destreza en el manejo de las armas. Años más tarde afirmaría en su libro autobiográfico ‘American Sniper’ que siempre había amado las armas, “desde mi infancia”, señala.

Tras intentar ganarse la vida como cowboy de rodeos y sufrir un grave accidente que le dejaría secuelas en un brazo, en 1999 decidió alistarse en la Armada de los Estados Unidos, donde permaneció hasta su retirada del cuerpo de élite de los SEAL en 2009 para poder salvar su matrimonio, ya que su esposa Taya Studebaker-Kyle le dio un ultimátum tras su última expedición a Irak.

Bajas confirmadas

chris-kyle-y-Taya-Studebaker
Kyle dejó el ejércitor después de un ultimatum de su mujer Taya Studebaker.

Tras su retiro, este gran navy seal -grande no sólo por la aportación que realizó a su país, si no porque además tenía una estatura y un peso grandes de 1,88 metros y 104 kg-, acumulaba 160 muertes certificadas por El Pentágono. Al regresar de su última misión fundó una empresa de seguridad privada llamada Craft International con la que se ganaba la vida. Además ‘La Leyenda’, como lo conocían el resto de marines, ayudaba a veteranos de guerra a salir de los problemas de adaptación que sufrían tras volver a sus vidas en suelo estadounidense. Kyle solía llevar a sus compañeros ya retirados al campo de tiro o a cazar con él, ya que como aseguró en una de las múltiples entrevistas que dio a los medios esta terapia era gran ayuda para los exmilitares, el estar en un entorno tranquilo sin nada más a su alrededor que naturaleza.

Además de dedicarse a su empresa y a ayudar a los demás soldados veteranos que lo requerían, el francotirador norteamericano escribió su autobiografía ‘American Sniper’, en la que relataba sus innumerables historias acerca de lo que vivió en sus expediciones militares en Irak. A raíz del éxito de ventas que supuso el libro, Kyle concedió numerosas entrevistas y siempre defendió su labor en Irak ya que sostenía que por cada baja que causaba en las filas iraquíes, salvaba varias vidas de compatriotas.

Qué arma usaba Chris Kyle

Este Navy SEAL utilizó en las incursiones militares dos tipos de rifle que, tal y como relató, elegía según el posible escenario que se iba a encontrar en las zonas de conflicto, y añade que tenía en cuenta cuál podría llegar a ser la distancia máxima de disparo a efectuar; así siempre se mantuvo entre el calibre .300 Win. Mag. y el .338 Lapua Mag.

El binomio que formaban el Remington 700 en el calibre .300 Win. Mag. y Chris Kyle era letal. El propio francotirador aseguró que se trataba del calibre que más fiabilidad le había demostrado. No en vano, el .300 Win. Mag. es uno de los calibres más utilizados para fines cinegéticos, llegando a ser efectivo a casi 1.200 metros bajo manos expertas; y el propio Kyle lo había utilizado para tales fines, aunque su arma de ‘trabajo’ llevaba implementadas una serie de costosas mejoras que no suelen estar al alcance de la mayor parte de los cazadores.

‘La leyenda’ destacaba entre estas mejoras las miras Nightforce por su gran óptica y su resistencia a situaciones adversas. También redujo la resistencia del gatillo, ya que aseguraba que le gustaba ser sorprendido por el disparo y no tirar del arma a la vez que del gatillo. Siguiendo con las bondades que le ofrecían estos dos calibres, Kyle destacaba del .300 Win. Mag. su magnífica precisión y su gran poder de parada. “Cualquier objetivo a 1 km o incluso más lo puedes abatir con facilidad gracias a este calibre”, advertía ‘La leyenda’. Por otro lado, para sus últimas expediciones le entregaron un rifle táctico McMillan TAC en .338 Lapua Mag. y Kyle quedó maravillado con este calibre, “usé este calibre en mi último desplazamiento. Lo hubiera utilizado más si lo hubiera tenido antes”, asegura Kyle en su libro, “las balas tienen mayor alcance y es más suave que el calibre .50; pesa menos, cuesta menos y hace más daño. Son armas fantásticas”.

De hecho su récord de distancia en un abate lo consiguió con este calibre, logrando hacer blanco en su adversario a más de 1.900 metros, y teniendo en cuenta que el .338 Lapua Mag. alcanza su máxima efectividad a menos de 1.700 metros este disparo alcanza mayor valor.

littlefield-y-kyle
Chris Kyle con su amigo Chad Littlefield.

Este disparo lo realizó a las afueras de Sadr cuando se encontraba cubriendo a un convoy desde la distancia. Entonces, según cuenta Kyle en su autobiografía, vieron movimiento sospechoso que intentaba atentar contra el convoy, se trataba de un hombre escondido en un tejado portando un RPG –lanzagranadas-.

Por acciones como esta, Kyle se granjeó el sobrenombre de ‘El demonio de Ramadi’ entre la insurgencia irakí. Las tropas enemigas llegaron a ofrecer 80.000 dólares –aproximadamente 70.500 euros- por la cabeza de este soldado. A este apodo también contribuyó un duro suceso en el que el francotirador tuvo que optar por derribar a una mujer que iba acompañada de un niño porque portaba una granada y se dirigía contra una patrulla de marines. Él explica que estas acciones eran su deber. “No lo lamento, esa mujer ya estaba muerta y yo tenía que asegurarme que ella no se llevaba a ningún marine por delante”, explicó en una entrevista.

Lejos de parecer una cruz con la que penar toda su vida, Kyle valoró su estancia en los SEALS como “los mejores años de mi vida”. Incluso una vez retirado y dedicado plenamente a su empresa privada y a ayudar a otros veteranos de guerra, siempre dijo que él sería un SEAL para toda la vida.

Pero sus planes vitales se truncaron inesperadamente un dos de febrero de hace tres años.

Asesinato de Christopher Kyle, cómo murió y por qué lo mataron

El día 2 de febrero de 2013, Kyle se disponía a pasar una tarde en el campo de tiro de Glen Rose en Texas junto a su amigo íntimo Chad Littlefield y al veterano Edy Ray Routh. Este último había pasado por varias fases de trastorno mental tras haber vuelto de la guerra de Irak, e incluso llegó a estar internado en un hospital de salud mental, no obstante aún le permitían manejar un arma. Kyle intentó ayudarle como al resto de ex marines que había salvado de una peor suerte. Littlefield como siempre ayudaba a Kyle en estas tareas.

Aquel día tanto Littlefield como ‘La Leyenda’ notaron que algo no iba bien con Routh desde que le recogieron en su casa, incluso el propio Kyle le mandó un mensaje telefónico a su amigo para advertirle de la tensa situación que los esperaba diciéndole que debían “vigilarse las espaldas”.

edy-ray-routh
Edy Ray Routh asesinó a Chris Kyle mientras este trataba de ayudarle a reintegrarse en la sociedad.

Routh, con un expediente médico que apuntaba brotes de esquizofrenia agudizados por el consumo de alcohol y cannabis, acabó aquella fatídica tarde con la vida de Cristopher Kyle y de Chad Littlefield, de 38 y 35 años respectivamente, acabando así con el francotirador más efectivo de la historia. Se alargaba así hacia la eternidad ‘La Leyenda’, dejando una viuda joven y dos hijos.

Desde 2015, y por decisión unánime de un jurado, Edy Ray Routh cumple cadena perpetua en una cárcel estatal.

Funeral de Chris Kyle

funeral-chris-kyle
El el Cowboy Stadium de Arlington acogió el funeral homenaje a Chris Kyle.

Chris Kyle despertó durante su vida una enorme admiración en la población norteamericana, era un patriota que había salvado a su país combatiendo al enemigo en Irak, por ello en su funeral no quisieron dejarle solo y le rindieron los máximos honores, dignos de un jefe de estado.

La capilla ardiente de Kyle se instaló en el Cowboy Stadium de Arlington y fueron miles de personas, civiles y del cuerpo, de todo el territorio nacional los que le rindieron homenaje y lloraron su muerte.

Tras el multitudinario homenaje, una comitiva fúnebre lo traslado hasta el cementerio estatal de Texas donde está enterrado, encontrando a su paso miles y miles de muestras de cariño hacia la familia del fallecido.

Desde entonces el gobierno tejano estableció el día 2 de febrero como el día de Chris Kyle para honrar la memoria del veterano que en tantas ocasiones arriesgó la vida por su país y sus compatriotas.

Su mujer e hijos

Chris Kyle contrajo matrimonio en 2002 con Taya Studebaker-Kyle con quien tuvo dos hijos: Colton y McKenna.

Tras la muerte de Chris, su esposa estableció la Chris Kyle Frog Foundation, una organización sin ánimo de lucro creada para continuar con la ayuda que venía ejerciendo Kyle durante sus años de retiro a los soldados retirados y a sus familias, que pasan por problemas de adaptación después de la guerra.

Taya-Kyle-antilope
Taya Studebaker se ha aficionado a la caza después de la muerte de su marido.

Taya también ha querido expresar su amor hacia Kyle de una manera muy especial. El año pasado, tras conocer el veredicto del juzgado hacia Routh, el asesino de su marido, la viuda del francotirador decidió hacer algo que relajaba mucho a su marido, decidió sumergirse en una de las pasiones de su difunto marido, la caza. Y junto a los fabricantes de armas Weatherby organizó un viaje para cazar un antílope que inmortalizó en un vídeo.

Ella sabía de la paz que le transmitía a Kyle estar rodeado de naturaleza sin el menor ruido mundano de la ciudad, solos él y su arma y ella misma quiso experimentar en su propio cuerpo esa sensación, aunque ella tuvo algo más de compañía. Posteriormente ha relatado que sintió una conexión especial con su marido a través de esta pasión.

En esta ocasión sus hijos no la acompañaron como en el resto de homenajes a su padre, pues ella sentía que era algo íntimo entre ella y Kyle, ya que nunca lo acompañó en vida en sus salidas de caza.

Películas y libros sobre su vida

Mucho se ha hablado de Kyle en los medios, incluso él mismo en sus últimos años dio muchas conferencias y entrevistas, pero si algo queda para la posterioridad eso son los libros y las películas.

El libro más importante sobre la vida del francotirador más famoso de los Estados Unidos fue el que escribió él mismo; nos estamos refiriendo a su autobiografía: ‘American Sniper’. Esta obra, en la que relata sus vivencias en la guerra de Irak y su vida como marine, no tardó en ser traducida al castellano con el título El francotirador: Memorias del SEAL más letal de la historia (Memoria Crítica).

Además esta obra ha sido llevada al cine por el prestigioso director Clint Eastwood consiguiendo hasta seis nominaciones a los premios Oscar y alzándose con el de mejor edición de sonido, si bien es cierto que recibió algunas críticas por ciertas escenas que no fueron del agrado de la crítica. La cinta fue un éxito y hoy día es una de las más demandadas dentro y fuera de Estados Unidos. Si te interesa poder verla puedes encontrarla en este enlace El Francotirador [DVD].

Su mujer, Taya también escribió con posterioridad una obra en la que narra sus momentos más felices junto a Kyle y que se titula American Wife: A Memoir of Love, War, Faith, and Renewal.

Por otro lado, también cabe destacar la cantidad de objetos y merchandising que a día de hoy se sigue vendiendo con motivos como su apodo –‘La leyenda’- o incluso relacionados con su pasión por la caza. Actualmente se puede encontrar desde modelos de arcos para caza con motivos referentes a Chris Kyle hasta ropa con la imagen de Chris Kyle, el francotirador más letal de la historia.

 


¿Lo compartes?

2 comments

  1. 0
    Roberto Cortiñas says:

    la pelicula de Clint Eastwood es biografica y narrativa con detalles de la vida de un francotirador que sabe que debe matar para que no maten y no permitir que lo maten. Es el mas letal de la historia americana pero hay otros muy superiores a el como “La Muerte Blanca” cuyo tamaño corporal, tecnologia y armamento son inferiores a La Leyenda, pero con tacticas y estrategias que hicieron doctrina sniper. Finlandeses, rusos, alemanes, canadienses e ingleses que han peleado por su pais, matando y muriendo, le dieron el marco a esta disciplina que se resume en” un tiro una muerte “. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *