El mayor congreso sobre naturaleza reconoce el papel fundamental de la caza en la conservación

¿Lo compartes?

En la Convención CITES celebrada a finales del pasado mes en Johannesburgo, los 183 países participantes han afirmado que la caza de trofeos tiene un papel fundamental en la conservación del hábitat y de las especies. Además, han redactado una resolución con una serie de recomendaciones para su buena práctica.

10/10/2016 | Redacción JyS

La caza puede ayudar a salvar a los rinocerontes
Numerosos estudios avalan la caza como medio de conservación en África. / Shutterstock

Los 183 países que formaron parte de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies de Fauna y Flora Salvaje en Peligro (CITES, en sus siglas en inglés), celebrada a finales de septiembre, han concluido su conferencia trienal, conocida como 17ª. Conferencia de las Partes o Conferencia Mundial sobre Vida Salvaje.

Los participantes de esta convención han adoptado unánimemente una resolución sobre el comercio de trofeos de caza, en la que reconocen que “la caza de trofeos sostenible y bien gestionada está en consonancia y contribuye a la conservación de las especies, ya que proporciona tanto oportunidades de sustento como incentivos para la conservación del hábitat para las pequeñas comunidades rurales y genera beneficios que pueden ser invertidos con fines conservacionistas”.

Según FACE -Federación de Asociaciones de Caza y Conservación de la UE-, esta resolución iniciada por la Unión Europea y Sudáfrica puede servir de respuesta ante los recientes ataques y conceptos erróneos sin base científica sobre la caza de trofeos en algunos países occidentales. Además, consolida y clarifica los altos controles legales y de sostenibilidad a los que está sometida la caza de trofeos, tanto en los países exportadores como en los importadores.

Entre las recomendaciones que recoge la resolución se encuentran, entre otras, que los participantes que exporten trofeos de caza de las especies recogidas por CITES aseguren que la caza de trofeos conceda beneficios a las comunidades locales y que la actividades de caza de trofeos relacionadas con las especies incluidas en el Apéndice I de la Convención CITES, es decir, especies amenazadas, produzcan beneficios para la conservación de las especies implicadas.

Los citados beneficios han ilustrado numerosos estudios científicos durante años. La caza de trofeos de rinoceronte negro –incluido en el Apéndice I de CITES-, por ejemplo, es el único comercio permitido para la especie y ha sido fundamental para su recuperación.

En consecuencia, la resolución contiene importantes directrices para los participantes de la convención. Este escrito invita a los países a “considerar la contribución de la caza a la conservación de especies y sus beneficios socio-económicos, además de su papel para incentivar a las poblaciones a conservar la vida salvaje, a revisar las medidas nacionales más estrictas y a tomar decisiones relacionadas con la importación de los trofeos de caza”.

Puedes leer la resolución íntegra aquí (en inglés).


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *