Catellón // El Consell deja el control de los 33 ´paranys científicos´ en manos de los ´paranyers´

¿Lo compartes?

La autorización de 33 ‘paranys científicos’ por parte de la Conselleria de Medio Ambiente permite cazar sin la exigencia de vigilancia y sin límite diario de aves -aunque sin dar muerte- a 150 miembros de la Asociación de Paranyers de Castelló (Apaval), a razón de cinco cazadores por instalación.

17/10/2013 | Levante

Estos “paranyers” serán los encargados de aportar de forma autónoma los datos para la investigación científica.
Así consta en la resolución emitida por la Dirección General del Medio Natural el pasado 1 de octubre, que responde a una petición del Departamento de Ingeniería Rural de la Universidad Politécnica de Valencia y Apaval, que ofrece cazadores “voluntarios” de la asociación para colaborar con un estudio del paso migratorio de seis especies, algunas de ellas protegidas: zorzal común, zorzal alirrojo, pico gordo, curruca capirotada, curruca cabecinegra y petirrojo.

Sin controles ni límites

En principio, las aves deberán ser liberadas y “el tiempo de retención del ave será el estrictamente necesario para la adecuada limpieza, toma de datos, marcaje y adecuada liberación”. Pese a ello, la Generalitat sólo identifica a dos profesores de la Universitat Politécnica responsables de la investigación y, dado su escaso número, autoriza a los “paranyers” a que cacen de forma autónoma y sin vigilancia a cambio de rellenar unas fichas sobre el trabajo de campo. Esta circunstancia hace que, en el caso de que, tal como señala Apaval, se quisieran recabar datos para respaldar la legalización del “parany” sin muerte, parte de la información original no estaría en manos de científicos independientes, sino de los propios cazadores de Apaval.

La autorización permite incluso la utilización de grabaciones como reclamo (para el zorzal y el picogordo), a pesar de que se trata de métodos prohibidos por la legislación vigente. Además, amplía el periodo tradicional de la temporada de caza con “parany” para que pueda llevarse a cabo entre el 1 de octubre y el 25 de noviembre “todos los días” y del 20 de febrero al 20 de marzo. La primera fase se corresponde con la migración de las aves hacia el sur y la segunda permitiría la captura de los pájaros durante su regreso a los cuarteles de cría.

La Conselleria de Medio Ambiente argumenta en su resolución que el otorgamiento de capturas por razones científicas “no conlleva la exigencia de que se trate de un método selectivo”. Respecto a las sentencias que prohíben las autorizaciones excepcionales de caza con “parany”, Medio Ambiente argumenta lo siguiente: “Si bien hay diferentes sentencias por las que la Generalitat Valenciana no puede conceder excepciones y autorizaciones de caza con parany para aprovechamientos en pequeñas cantidades, el caso que nos ocupa es otro”. Partiendo de este argumento, la conselleria también admite en la autorización su intención de consolidar e incluso ampliar el próximo año este permiso. “La ampliación del periodo en 5 puntos de captura bien pudiera estudiarse para 2014 en función de los resultados de 2013”. Asimismo, “para la renovación de la autorización para la temporada siguiente, el equipo investigador enviará lista actualizada de los puntos de captura y responsables antes del 20 de julio”.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *