Castilla y León // Guardas de Campo y Caza reclaman su figura en el parque de Babia y Luna

¿Lo compartes?

Tras la reciente aprobación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del futuro parque de Babia y Luna, la Asociación de Guardas de Campo y Caza de Castilla y León reivindican su participación en custodia de este territorio.

05/03/2014 | Diario de León

Los integrantes de este colectivo ofrecen su ayuda para el cumplimiento de los planes de aprovechamiento de cualquier bien, servicio o actividad en dicho paraje, ya que aseguran que disponen del conocimiento de patrimonio natural, rural, cinegético y ocio-turístico que esta comarca necesita.

Para el presidente de esta asociación, Pedro López Aparicio, «nuestra voluntad es poder ocupar un nicho que actualmente se encuentra vacío». La asociación se refiere a la policía rural en su concepción externa del casco urbano, como antes lo hicieran los Guardas de Campo en sus versiones de Particular de Ayuntamientos y Cámaras Agrarias. «Aunque la Guardia Civil mantiene las competencias, estas suele ser cubiertas por las escasas unidades del Seprona, y por supuesto por los Agentes Medioambientales que siguen un camino de mayor especialización técnica en detrimento de la mera acción policial, asegura el responsable de esta asociación.

Por este motivo hacen un llamamiento a la futura dirección del parque para que tengan en cuenta la figura del Guarda Particular de Campo y Caza en su futuro engranaje y ordenación.

La asociación asegura que tanto en la zona de Luna como en Babia, hay jóvenes conocedores de esta zona y sus parajes que ya están habilitados por el Ministerio del Interior a través de la Secretaría de Estado de Seguridad como con Guardas de Campo y Caza. Este aspecto es muy importante para el desarrollo socioeconómico de la zona, ya que permitiría acceder a un puesto de trabajo a vecinos de estas zonas donde la creación de empleo es muy precaria.

Además de la protección del espacio natural en cuanto al medio ambiente, hay que sumarle que se incrementaria la protección de los bienes, tanto públicos como privados de los habitantes de la zona, ayudando a reducir los robos de las explotaciones agrícolas y ganaderas que se han incrementado en el entorno rural de un tiempo a esta parte.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *