Castilla-La Mancha // La Junta prohíbe los cepos y las jaulas-trampa a los cotos de caza

¿Lo compartes?

Los cotos de caza van a poder seguir capturando predadores como zorros, gatos silvestres o aves de la familia de los córvidos, como la urraca. Pero esta temporada tendrán por primera vez una lista de métodos homologados, que cumplen con los estándares internacionales para que el método de captura no sea cruento y además no tenga efectos negativos sobre otras especies. La Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha lo ha regulado para esta temporada de caza y se convierte así en la primera comunidad de España en hacerlo.

23/09/13 LUIS J. GÓMEZ / latribunadetoledo.es

Con la orden que entrará en vigor este octubre, la Junta ha prohibido el uso de los cepos. Tampoco están permitidas las jaulas-trampa para animales como zorros y gatos silvestres. Estas jaulas-trampa sólo se podrán usar para las urracas. Entre los métodos permitidos está el lazo Collarum, un aro compuesto por materiales metálicos, cuyo sistema permite atrapar a los zorros cuando tiran del cebo sin sufrir ningún daño. También entra el lazo tradicional, el de tope y cierre libre en alar, y la versión americana con el lazo tipo Wisconsin.

El sector cinegético español parece satisfecho con el paso que se ha dado. El presidente de la Federación regional de Caza, Juan de Dios García,  así lo reconoce:«Vamos a saber qué podemos utilizar, cómo y cuándo». Recuerda que la orden que se publicó en el mes de julio resuelve las dilaciones del sistema anterior que obligaba a pedir «autorizaciones excepcionales». Ahora bien, reconoce que echa en falta la autorización del uso de cajas-trampa para zorros y algunos córvidos (la única permitida es para urracas).

Lo mismo opina Luis Fernando Villanueva, presidente de la Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y Conservación del Medio Ambiente (Aproca). Reconoce que las jaulas-trampa no han pasado los estándares de lo que se conoce como ‘selectividad’. Es decir, que existe el riesgo de que sean otras especies las que entren en la trampa y no los zorros o gatos silvestres. Pero Villanueva explica que en ese caso el especialista, el trampero, lo que hace es liberarlas.

El presidente de Aproca cree que sería necesario permitir el uso de las jaulas-trampa, sobre todo para combatir el efecto negativo que tiene un predador concreto: el gato asilvestrado. «Los gatos asilvestrados, que hacen un daño tremendo a la fauna cinegética, especialmente a los pollos de perdiz y a los propios huevos», explica. Señala que el problema es importante sobre todo en los cotos de caza cercanos a cascos urbanos. Expone que hay otro riesgo añadido, que es el contagio de la leucemia felina. Asegura que hay muchos linces que están muriendo por esta enfermedad transmitida por los gatos.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *