Castilla la Mancha // El ciervo campa a sus anchas por el Alto Tajo

¿Lo compartes?

La semana pasada saltaba la alarma: el Consejo Provincial de Caza pedía a la Junta que declarase la zona del Alto Tajo como «comarca de emergencia cinegética temporal» debido a la superpoblación de ciervos en la zona.

05/05/2014 | ABC

Un problema que, según los agricultores, lleva años afectando a sus cosechas, ya que los ciervos se han llegado a comer hasta la mitad de sus cultivos.

Durante los últimos tres años la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos (APAG) ha mantenido reuniones con distintas administraciones hasta llegar a una posible solución: fomentar la caza de los especímenes hembra para intentar reducir su población.

«Es un problema en el que se juntan muchos factores: los animales cada vez tienen menos comida en el campo, ya sea por el hombre o por los incendios, y entonces bajan a los cultivos. Allí se comen todo, lo destrozan todo», explica Antonio Torres, representante de los agricultores en el Consejo Provincial de Caza y director técnico de la APAG.

Asegura que han llegado a ver en una parcela hasta 80 ciervos por día campando libremente entre las plantaciones.

«En los últimos 4 años la población ha crecido de manera exagerada», dice Torres, que asevera que, a pesar de los esfuerzos por reducir esta población desde las administraciones y los agentes implicados -como los algunos agricultores que decidieron cambiar de cultivos para no atraer a estos animales-, «no han sido suficientes». Él se ha postulado a favor de la caza de la cierva para intentar reducir los «enormes daños» que esta especie está provocando en el Alto Tajo.

Caza de ciervas
Pero, ¿cómo se encuentra ahora la situación? «Desde 2013 se permite la caza de ciervas en la zona de Molina y el Alto Tajo por este problema, pero los cazadores prefieren los machos porque son un trofeo», explica Torres.

Por ello, las pocas ciervas a las que se daba caza iban destinadas al consumo, aunque transportar un ejemplar que pesa más de 100 kilos no es tarea fácil.

Si la administración considera declarar la zona como comarca de emergencia cinegética temporal, da luz verde para que se pueda cazar en unas condiciones excepcionales. «Hemos propuesto medidas como que cada montería cace un determinado número de ciervas para poder llevarse un trofeo u obligar a cazar un número determinado en cada coto… pero la Junta es quien se tiene que pronunciar al respecto en este tema», asegura Torres.

No sería la primera vez que el Gobierno regional aprueba esta medida en la provincia: la última fue en 2012, cuando el conejo de monte asoló los cultivos de más de una decena de pueblos. La Junta permitió cazar esta especie pero sin perros y sin comercializar las piezas. «Pero el problema del ciervo es que es un animal que pesa 130 kilos y que come mucho más que un conejo», apunta el representante de APAG.

Más allá de la agricultura
El problema de la superpoblación de ciervos no solo afecta a los cultivos, sino que se está convirtiendo un problema social: «Al existir más densidad de población y bajar a los campos, también atraviesan carreteras y se producen accidentes», explica el director técnico de APAG.

Durante 2013 se produjeron más de 600 accidentes en la provincia de Guadalajara debido a los ciervos. Pero además de esta vertiente social, existe otra sanitaria, ya que estos animales al acercarse tanto a las zonas humanas, pueden transmitir diferentes enfermedades al ganado.

Sin embargo, en el seno del Consejo Provincial de Caza, donde están representados un amplio grupo de agentes afectados, no todos están de acuerdo con la medida. Ecologistas en Acción manifestó que estaba en contra de la declaración del Alto Tajo como comarca de emergencia cinegética temporal como ya lo hiciera el pasado mes de junio por el permiso de la Junta de dar caza a las ciervas preñadas.

Esta organización reconoce los daños que estos animales ejercen en los cultivos, «pero ya está bien que siempre paguen los animales silvestres por políticas inadecuadas en la gestión de los recursos cinegéticos y naturales», aseguraban entonces. Para Ecologistas en Acción, esta problemática se debe, «en la mayoría de los casos a una mala gestión y planificación del medio natural» de las administraciones.

El tiempo pasa y, tras cuatro años con esta situación, los agricultores continúan con problemas en sus cosechas. «Esperemos que la Junta de una respuesta pronto, porque no podemos esperar más», desea Torres.

De hecho hay voces que aseguran que la superpoblación de ciervos está empezando a afectar a Teruel, por lo que el Gobierno de Aragón ya habría pedido una reunión con el Ejecutivo de Castilla-La Mancha para atajar el problema que, de momento y oficialmente, afecta a 40 pueblos de la zona del Alto Tajo.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *