Castellón // La Federación de Caza de Castelló sólo pide prioridad en batidas puntuales

¿Lo compartes?

La Federación de Cazadores de Castelló manifestó ayer que sólo reclamará que los cazadores tengan prioridad sobre los senderistas en un máximo de 15 batidas puntuales al año de carácter especial, requeridas por espacios naturales o autoridades, y planificadas con semanas o incluso meses de antelación.

16/01/2014 | Levante

De este modo, la federación castellonense salió al paso de la polémica que ha desatado la petición de la Federación Nacional de Cazadores y la predisposición del ministro de Medio Ambiente Miguel Arias Cañete, que está estudiando la posibilidad de modificar la ley para dar prioridad a los cazadores y cerrar el monte a los excursionistas cuando hayan batidas.
Esta posible medida ha desatado la indignación de colectivos ciudadanos, deportistas y ecologistas, que ya han remitido cartas de protesta al ministro Cañete y han difundido manifiestos en las redes sociales de Internet.
A este respecto, el presidente de los cazadores castellonenses, Ivan Sánchez, aseguró entender que los usuarios que comparten el monte «somos muchos» y subrayó que su federación apuesta por que el resto de batidas de clubs y convencionales sigan regulándose como hasta ahora y no tengan prioridad legal sobre los senderistas (lo cual podría acarrear incluso multas a quienes se negaran a abandonar una zona en la que estuvieran desplegados los cazadores). «Entendemos que la petición de la federación habla de las batidas especiales establecidas con amplio periodo de antelación para que tengan prioridad sobre cualquier otra actividad. Son batidas ocasionales solicitadas porque hay una necesidad, por ejemplo de reducir la población de jabalíes en zonas como el Desert de les Palmes, donde se organizan una o dos veces al año».
Dicho esto, asumió que en el resto de casos la mejor alternativa es mantener la normativa existente y «que haya un consenso de sentido común». «Actualmente en Castelló, la batida de un club con todos los permisos se señaliza por ley unas horas antes. Si la batida está en marcha y alguien entra dentro de la batida, el organizador debe pararla a través de un radio transmisor, con el único fin de la seguridad, pero no para aventajarse en la caza. Paramos la batida y hay que explicar a los terceros que están entrando en una zona peligrosa. La persona no está obligada a irse, pero, por sentido común, normalmente hay acuerdo y la persona marcha por otro camino sin más problema. Y lo mejor es que haya consenso».


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *