Castellón // Apaval acusa a los ecologistas de usar redes ilegales en sus estudios

¿Lo compartes?

Los paranyers están dispuestos a llegar hasta el final en su lucha para conseguir que esta modalidad de caza, concebida como captura sin muerte, sea legal. Así, la asociación de paranyers Apaval ha iniciado una ofensiva contra los grupos ecologistas, quienes les han denunciado en innumerables ocasiones por caza ilegal.

05/04/2014 | El Periódico Mediterráneo | SARA RIOS

El presidente de Apaval ha anunciado que a partir de ahora van a llevar ante los tribunales “el uso indebido que hacen los ecologistas de las redes japonesas a la hora de realizar estudios científicos sobre aves”.

Bayarri remarca que este método está considerado ilegal al no ser selectivo. “No entendemos por qué a nosotros no nos dejan hacer estudios científicos con parany, siguiendo el modelo francés de captura sin muerte, y a los grupos ecologistas la Conselleria les autoriza a realizar estudios de aves migratorias en los que emplean redes japonesas, que causan graves daños”, criticó el presidente de Apaval.

Pero la amenaza de los paranyers va más allá y apuntan directamente a la Conselleria de Medio Ambiente. “Si se dan más autorizaciones a los ecologistas denunciaremos también a la Conselleria por permitirlo”, subrayó Bayarri.

TENSIÓN CON CONSELLERIA // Con este clima de nerviosismo, ya que la ilegalización del parany se arrastra desde hace más de 10 años, unos 400 aficionados se reúnen mañana en l’Alcora con motivo de la asamblea anual de Apaval, en la que las negociaciones con la Conselleria y con Europa sobre el futuro del parany estarán encima de la mesa. A pesar de las amenazas y críticas de los paranyers al departamento de Isabel Bonig, desde el cierre por sorpresa de los 33 paranys científicos, la nueva directora de Medio Natural, Salomé Pradas, ha confirmado su asistencia a la asamblea, al igual que su antecesor y actual secretario autonómico de Agricultura, Alfredo González.

Con estas notables presencias la Conselleria intenta calmar los ánimos, acercar posturas y recobrar el diálogo con los aficionados. “Seguimos trabajando con el Gobierno central y con Europa para conseguir una solución”, aseguran desde Medio Ambiente.

Y es que los aficionados critican duramente que el Gobierno autonómico hiciera caso a las presiones de los ecologistas, de la Fiscalía General del Estado y del propio Gobierno central y consultara a la Comisión Europea su opinión sobre la legalidad de los 33 paranys científicos. La respuesta de Bruselas fue negativa, lo que supuso un duro varapalo. De todos modos, no es menos cierto que la Conselleria echa de menos el respaldo del Ministerio para negociar en Europa.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *