Carpfishing, el poder de los cebos naturales

¿Lo compartes?

Todos los pescadores estamos obsesionados con cuál será el cebo estrella para capturar esos grandes ciprínidos en la próxima salida. ¿Sabremos elegir correctamente el cebo para ese día? ¿Dulce o salado? ¿O quizás lo natural? A continuación os explicamos cuál es el verdadero poder de pescar con lo que nos ofrece la naturaleza.

12/1/2017 | Juan Carlos García

Antes de nada, debemos conocer qué es lo que les gusta consumir a nuestras carpas. Como sabemos es un animal omnívoro -se alimenta prácticamente de todo, haciendo que su dieta sea muy variada y cambie en función de la estación del año-. Por ello, saber qué organismos habitan en su ecosistema es un punto a nuestro favor.

La carpa posee una buena visión y un excelente olfato. Es un animal de sangre fría, pasando gran parte del día situada en zonas donde puede encontrar el oxígeno del agua disuelto y así poder calentarse y a la vez alimentarse. Cuanto más fría se encuentre el agua más se va a ralentizar su metabolismo y su digestión será mucho más lenta, al contrario que si el agua se encontrase a mayor temperatura.

Organismos acuáticos

5

En nuestras aguas proliferan multitud de organismos vivos, aportando una dosis de nutrientes a la dieta de los ciprínidos, entre los cuales podemos incluir: algas y pequeños invertebrados. Todos ellos se localizan en las distintas capas del agua y serán los primeros que tomarán las carpas como alimento.

Un dato a tener en cuenta con estos pequeños organismos es que debido a las corrientes de agua y viento, éstas serán transportadas a aguas someras ¡Pensad que allí estarán las carpas atiborrándose de ellos!

Optará por los mejores

3

En nuestras ricas aguas contamos con una gran población de moluscos y crustáceos. La carpa siempre optará por elegir aquello que le aporte los máximos nutrientes en su dieta. En primer lugar hablaré de los moluscos, entre los cuales podemos incluir pequeños caracoles y mejillones de río. Estos forman gran parte del alimento nutricional y protéico de nuestras carpas y barbos. En segundo lugar los crustáceos, entre los que cabe destacar el conocido cangrejo rojo o americano ¿Quién no ha pescado alguna vez una carpa con un buen tono rojizo en su vientre? Esto nos delata cual es su principal fuente de alimento, sin olvidar a nuestro querido barbo, que pierde los vientos por este suculento y rico manjar.

Otros desconocidos

4

En este grupo incluiré a los insectos y a las plantas.

Los insectos: Un grupo de animales muy diverso entre los que cabe destacar a las libélulas, moscas, mariposas… todos ellos tendrán su ciclo de reproducción en la vegetación que prolifera en el agua, una vez eclosionen sus larvas éstas vivirán en el agua sirviendo de alimento a nuestros ciprínidos.

Las plantas: Un mundo variado y complejo pero con gran importancia dentro del ciclo alimenticio, se trata de proteínas vegetales, esenciales para el desarrollo y crecimiento.

Si sumamos todo lo anterior podremos deducir que todos ellos cuentan con unos altos índices en carbohidratos y proteínas de origen animal y vegetal, y que podrán ser reemplazados o sustituidos en función de la carencia o necesidad que tengan en ese determinado momento.

Un consejo, deteneros a observar el ecosistema de la zona y nutriros intelectualmente de lo que os da la naturaleza. Pensad que los animales prefieren lo natural en primer lugar antes que lo “artificial”.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *