Cantabria // Un otoño estancado en la Reserva

¿Lo compartes?

Bien entrado ya el mes de noviembre, las cacerías en la Reserva del Saja continúan sin deslumbrar. La prueba se puede encontrar en unas cifras de animales abatidos que, en muchos casos, no pasan de ser simplemente discretas y en otros, directamente malas.

12/11/2013 | El Diario Montañés

Y eso que el monte ya empieza a bajar, que los perros están ‘entrenados’… En definitiva, que las condiciones son ya las más adecuadas.
Los motivos de esta situación son, según quién los relate, muy diversos. Desde los que dicen que no hay tantos jabalíes como se cree, a los que culpan a la maleza -abundante cierto es en muchas zonas- de los errores en los tiros, pasando por los que culpan, por ejemplo, al lobo de que los jabalíes no paren en determinadas zonas. Sea como sea, lo cierto es que la cifra de abates dista bastante de la conseguida en los últimos años a estas alturas de la temporada y eso que este año la actividad cinegética en la Reserva ha comenzado un fin de semana antes. Los poco más de 420 jabalíes que se totalizan a día de hoy -a falta de que desde la Dirección de Montes faciliten los resultados de las cacerías del último fin de semana- distan de los 534 que se sumaban en la temporada 2011-2012 y, también, de los casi 450 del año pasado.
Durante el último fin de semana, con los datos aportados por algunas cuadrillas de cazadores y diferentes sociedades, se puede constatar esta difícil tendencia. Por ejemplo, hubo tres ceros en cacerías en las que, previsiblemente, debería haberse tocado pelo (La Bacera, La Dehesa y Raíz Acebal). Y otras cuatro batidas en las que sólo se abatió un ejemplar (Canales, Bicobres Sur, Arretuerto y Bárcena Verdujal) cuando lo normal hubiera sido que las cuadrillas hubiesen conseguido unas buenas ‘perchas’.
En los últimos días de caza merece la pena destacar la labor de dos cuadrillas que estuvieron muy acertadas. Una de ellas, la 16 que ahora dirige Emilio Casares, que se bajó de Panda Carrielda con nueve jabalíes después de una jornada de muchos levantes y, también, de mucho olor a pólvora. Otra, la 112, de Rodrigo Pérez Sordo, consiguió el cupo en Casal Norte, el monte estrella de la comarca purriega. Además, entre los cinco ejemplares abatidos, hubo uno que rondó los 120 kilos que sirvió para redondear una magnífica jornada de caza.

Curso de jueces de sorda
Por otra parte, la Federación Cántabra de Caza ha convocado un curso de jueces autonómicos para concursos de perros de muestra sobre becadas con los que se pretende poner en valor una práctica cinegética que en Cantabria cuenta con numerosos adeptos.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *