Cambios en la responsabilidad por los accidentes y los daños que cause la caza

¿Lo compartes?

El Consejo de Gobierno aprobó ayer el anteproyecto de la nueva ley de caza de Aragón, que ahora será tramitado en las Cortes y que incluye cambios importantes en dos asuntos que en los últimos años han generado mucha polémica: la responsabilidad en los accidentes de tráfico y en los daños agrícolas provocados por especies cinegéticas.

12/07/2014 | Heraldo.es | I. A. U.

En cuanto a los siniestros de circulación, la nueva ley de caza de Aragón –la actual data de 2002– profundiza en lo establecido por la reciente reforma de la ley de tráfico, que estipula que «en accidentes de tráfico ocasionados por especies cinegéticas en las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan en aquellas».

Por su parte, el Gobierno de Aragón «asumirá el pago de las indemnizaciones a los perjudicados por los daños provocados por colisiones de vehículos con especies de caza mayor». No obstante, la DGA quedará exenta cuando los perjudicados hayan contribuido a la producción del daño;cuando el accidente no sea consecuencia directa de la acción de cazar; o cuando se haya producido como consecuencia de la acción de caza colectiva sobre una especie de caza mayor realizada ‘al salto’ en un coto o en zona no cinegética.
Respecto al segundo de esos supuestos, la nueva ley de caza considera «acción directa de cazar» que el accidente se produzca como resultado de una batida de una especie de caza mayor; que la batida se haya desarrollado el mismo día o en las 12 horas previas en caso de que el siniestro se haya producido en horario no hábil para la caza; y que la batida se haya llevado a cabo en un coto, refugio de fauna, reserva de caza o vedado «ubicado a una distancia inferior o igual a mil metros sobre proyección topográfica desde el lugar exacto del accidente».

Además, cuando los titulares o los responsables de los acotados no cumplan sus obligaciones, la DGA podrá reclamarles los pagos que se vea obligada a realizar. Del mismo modo, los titulares de las vías públicas también podrán ser responsables de los daños si no reparan las vallas de cerramiento o si no ponen señalización específica de animales sueltos.

En cuanto a los daños de las especies cinegéticas en la agricultura, la ganadería o los bienes forestales, la nueva ley de caza establece varios criterios para atribuir la responsabilidad. En primer lugar, se priorizan los acuerdos entre los propietarios de los terrenos o ganados afectados y los titulares de los derechos cinegéticos sobre las especies que causen las pérdidas.

A falta de pacto, si los daños los causan especies de caza procedentes de terrenos cinegéticos, los responsables serán los titulares de los derechos cinegéticos sobre ese terreno. Si las afecciones las originan especies de caza procedentes de suelos no cinegéticos, la responsabilidad recaerá en los titulares de ese suelo. Y si se trata de pérdidas ocasionadas por especies de caza procedentes de refugios de fauna silvestre y vedados, quien deberá hacerse cargo será la administración que los haya declarado.

Además, los titulares de infraestructuras como autovías, líneas férreas o tendidos eléctricos serán responsables tanto de los daños que causen las especies cinegéticas que procedan de las zonas de seguridad de esos equipamientos como de controlar sus poblaciones.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *