Burgos // Un furtivo se envía por correo a Huelva 14 cabezas de corzo abatidas al norte de Burgos

¿Lo compartes?

Dos andaluces de Semana Santa en el norte de Burgos, viajando en un vehículo repleto de armas y munición pero sin rastro de animales ni licencia para cazarlos. Estaba claro que el asunto tenía ‘bicho’. Y no tardó en encontrarlo en Seprona, aunque en la otra punta del país, a casi 1.000 kilómetros de distancia, y con un nauseabundo olor a podrido.

26/04/2014 | Diario de Burgos

M.R.G., de 34 años, y su acompañante, de 33, ambos residentes en la provincia de Huelva, tendrán que responder por varias infracciones administrativas y un delito contra la fauna y la flora (que se le ha imputado al primero).La Guardia Civil les considera sospechosos de abatir ilegalmente 14 corzos (Capreolus capreolus) machos en Burgos, empaquetar las cabezas como trofeo y enviárselas en un paquete por correo postal a casa, para intentar burlar así a las autoridades.

Con motivo de la Semana Santa y ante la sospecha de que cazadores furtivos pudieran estar operando en la provincia, la Guardia Civil diseñó un dispositivo con efectivos del Seprona y las unidades USECIC y de Seguridad Ciudadana de la Comandancia, en coordinación con agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León.

Dentro de este operativo, dos jóvenes que se habían hospedado en una localidades del norte durante varios días fueron interceptados en carretera, aún dentro de Burgos pero ya de regreso a sus domicilios en Huelva.

En el registro superficial al vehículo fueron localizados 2 rifles dotados de silenciador -su sola tenencia está prohibida-, así como munición, cuchillos y emisoras. Sus dueños no presentaron documentación para cazar en Castilla y León, ni licencia ni precintos, por lo que les fueron requisados todos los útiles de caza y se les levantaron actas-denuncias por las infracciones observadas. Al no hallar ningún resto animal, el Seprona abrió una investigación y, ya por la tarde, uno compañeros del puesto de Doñana y Niebla sorprendieron a uno de los implicados en Huelva, cuando recogía un envío postal con un fuerte olor a descomposición. Los cráneos, descarnados pero sin ser tratados por técnicas de taxidermia, carecían de precinto obligatorio para su traslado.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *