Burgos // El municipio quiere irse de la Reserva de Caza por la «caída» de ingresos

¿Lo compartes?

El Ayuntamiento de Barbadillo de Herreros ha solicitado a la Junta de Castilla y León su segregación de la Reserva Regional de Caza, tras el acuerdo del pleno municipal en ese sentido del pasado 1 de marzo, aprobado con los votos a favor de los tres ediles del PP y la abstención del representante del PSOE.

22/04/2014 | Diario de Burgos | I.P.

Igualmente, se pide que los terrenos afectados ‘Lomomediano’ y ‘Estillana’ con una superficies públicas de 5.733,60 y 697,67 hectáreas, respectivamente, sean adecuados como coto privado de caza cuyo titular sea el propio Ayuntamiento. Finalmente, el acuerdo plenario solicita a la Consejería que, mientras se sustancie y resuelvan ambos expedientes, se siga incluyendo a este cuartel dentro del Plan Cinegético de la Reserva Regional de Caza ‘Sierra de la Demanda’ con los aprovechamientos a que dé lugar la aplicación de la normativa vigente en materia cinegética.
El alcalde de Barbadillo, Roberto Neila, explica que a la supresión esta legislatura de las ayudas ZIS (compensaciones económicas a los municipios con terrenos incluidos en la Reserva, en función de las hectáreas) para financiar distintas obras en los municipios, se han unido otros aspectos de la gestión por parte de la Consejería de MedioAmbiente con los que no se está de acuerdo. Unos y otros motivos han llevado a la Corporación a plantearse el abandono de la Reserva que ya se ha comunicado oficialmente a la Junta, a través del Servicio Territorial.
El último año que el Ayuntamiento recibió la ayuda de los 80.000 euros que le correspondía de la legislatura pasada fue ya en iniciada esta, puesto que se hizo efectiva en 2012; su destino era financiar las obras de rehabilitación de la Casa Consistorial, en la que se instaló un ascensor para facilitar el acceso de personas con movilidad reducida. La obra se hizo con cargo a ese fondo, pero fue el Ayuntamiento quien adelantó la cantidad que supuso la obra ante el retraso en percibir la ayuda de la Junta, recuerda Neila.
Otro de los aspectos introducido en la Orden de la Junta el año pasado respecto a la Reserva Regional de Caza con el que no está de acuerdo el Ayuntamiento es el precio de las cuotas de entrada «que están por encima del precio de mercado», afirma el alcalde, lo que no compensa al municipio en estos momentos de crisis económica, como de hecho ha sucedido en las últimas batidas de jabalí y ciervo que han quedado desiertas por esos precios que el alcalde considera abusivos, pero que tienen que poner porque en caso contrario no les conceden los permisos. «O bajamos la categoría de la batida, de ciervo a jabalí, o andamos mal para vender la caza», sentencia el alcalde. Además, la Junta obliga a cobrar una cuota complementaria, una vez matados los animales, que viene a sumar más problemas para los cazadores. Un tercer motivo para pedir la segregación es la falta de respuesta a las demandas realizadas para mejorar la gestión cinegética.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *