Baleares // «Los tordos fueron cazados en Albacete por 10 personas»

¿Lo compartes?

La misteriosa foto del cazador posando con cientos de tordos muertos que provocó numerosas reacciones la pasada semana en las redes sociales podría haber estado tomada en Albacete y no en Mallorca, tal y como se había especulado en un principio, según aseguraron ayer a este diario fuentes del sector de la caza que declaran conocer al individuo que aparece en la foto y que, según estas versiones, es natural de la citada provincia manchega.

12/11/2013 | Diario de Mallorca

El detalle es fundamental para definir si la polémica imagen refleja una ilegalidad o no, ya que en la zona de Albacete no existe un cupo máximo para cazar estas aves. En cambio, los cazadores mallorquines solo pueden capturar 18 ejemplares por persona y jornada.

No son los únicos datos que desmontarían la presunta ilegalidad, consideraciones éticas aparte. Según explican las fuentes consultadas ayer por este diario, la cacería de tordos que fue inmortalizada en la ya famosa fotografía se llevó a cabo durante el pasado puente de Todos los Santos y se prolongó durante tres jornadas. Además, habrían participado hasta diez cazadores diferentes, lo que demostraría que los más de 500 tordos no fueron capturados por una sola escopeta, lo que alimentaba las sospechas de una posible cacería indiscriminada.

Un cazador mallorquín que prefirió mantenerse en el anonimato explicó que el pasado año estuvo practicando la caza en Albacete junto con el hombre que aparece en la foto, y que por ello hace unos días recibió la foto a través de un compañero suyo que, a su vez, la había recibido del cazador que aparece junto a los tordos. La imagen fue a parar después al responsable de un coto de caza situado en Artà, que habría sido el responsable de difundirla en las redes sociales, siempre según esta versión. El hecho de que nadie se hiciera cargo de la imagen alimentó las suspicacias sobre el origen de la fotografía y la identidad del cazador.

La publicación de la foto en las redes sociales y en los medios de comunicación, entre ellos este diario, provocó la apertura de una investigación por parte del Consell de Mallorca y de la propia federación balear de caza. El pasado viernes, día que la imagen apareció publicada en este medio, efectivos del Seprona y un grupo de agentes medioambientales visitaron al citado responsable del coto de caza de Artà para entrevistarle y acumular datos sobre la procedencia de la imagen. Las fuentes consultadas aseguraron ayer que esta persona explicó cómo le había llegado la imagen y que el sitio donde se había llevado a cabo la cacería no era Mallorca.

A pesar de que, en principio, el misterio parece resuelto, los cazadores isleños lamentan el “daño” que la fotografía ha causado a su actividad.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *