Asturias // Un grupo de cazadores denuncia por ilegal el despido de un guarda

¿Lo compartes?

Un grupo de miembros de la Sociedad de Cazadores de Grado denuncia que el despido de uno de los cuatro guardas del coto moscón, aprobado por la asamblea el pasado mes de marzo, no respeta la legalidad.

16/04/2014 | La Nueva España | S. ARIAS

Para explicarlo aluden a conflictos personales y de venganza “hacia un profesional que siempre cumplió con sus obligaciones haciendo respetar la ley, algo que a algunos no les interesa”, resumen.

Según los cazadores, que prefieren mantener el anonimato, en la asamblea se presentaron las cuentas de la sociedad y a propuesta de varios miembros se votó la expulsión de uno de los guardas, al parecer justificándolo por motivos de ahorro económico pese al superávit del colectivo.

Los cazadores disconformes sostienen que la adjudicación del coto por parte del Principado de Asturias impone como condición el mantenimiento de cuatro guardas en activo. “Se nos adjudicó el coto por diez años con cuatro guardas y eso es lo que hay que cumplir”. Además, estiman que, de tener que despedir a algún trabajador, debería ser el que menos tiempo lleva en el coto, al que le correspondería la indemnización por despido improcedente de menor cuantía. El guarda despedido lleva 18 años trabajando para la Sociedad de Cazadores.

El grupo de críticos opina que el despido obedece a una venganza contra el guarda por haber sancionado a varios cazadores por incumplimientos de la Ley de Caza, como tener los perros sueltos cazando en época de veda y de cría del jabalí.

El guarda despedido había sido suspendido de empleo y sueldo durante dos meses el año pasado “por irregularidades en la tasación de unos daños en cultivos por importe de 360 euros”. Un asunto que llegó al Juzgado y por el que la Sociedad de Cazadores de Grado tuvo que indemnizar al guarda por daños y perjuicios.

Por otro lado, los cazadores aseguran que los cuatro guardas “tenían orden de hacer la vista gorda para que los socios hiciesen lo que quisieran en el coto porque son los que pagan”. Una situación que, a su juicio, da como resultado presiones sobre los guardas y actos diarios de furtivismo. El grupo denunciante defiende el trabajo llevado a cabo por el guarda despedido y espera que la Socieda de Cazadores readmita al profesional en su puesto.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *