Asturias // La caza de un lobo en León por un riosellano reabre el debate en Asturias

¿Lo compartes?

Cazar un lobo no es fácil, más bien es cuestión de suerte. Como la que el pasado sábado tuvo el riosellano Olegario García en la Montaña de Riaño a donde se desplazó con su cuadrilla para participar en una batida de jabalíes.

26/11/2013 | El Comercio Digital

Ésta se desarrolló en el municipio de Boca de Huérgano, situado al este de Riaño y al sur de Valdeón, una zona en la que la Junta de Castilla y León ha autorizado para esta temporada la caza de 26 lobos, de los 50 permitidos en la provincia y los 137 capacitados en el conjunto de la comunidad autónoma vecina. El lobo, el animal salvaje que mejor representa el espíritu agreste de naturaleza en la península ibérica, se ha convertido en una apreciada pieza de caza. Sobre todo en Asturias, donde la especie está protegida y los controles poblacionales sólo se realizan con personal de la guardería. Sin embargo, la suerte de Olegario García le llevó a encontrarse con uno de estos escurridizos ejemplares en la mañana del sábado. En el ambiente tres grados bajo cero y en la lejanía, entre el matorral, una pieza no identificada. «Yo estaba en una zona alta cuando la vi bajar. Por el tamaño parecía un corzo, pero al ver que descendía en zigzag pensé que podría tratarse de un perro de nuestros monteros», explicó García. Se tranquilizó, evitó disparar al bulto, pero mantuvo el rifle encañonado en todo momento hasta que se acercó lo suficiente. «El animal me vio, frenó en seco, me enseñó los dientes y giró a la izquierda. Fue entonces cuando disparé acertándole en el cuello. La suerte del cazador, porque para hacerte con un ejemplar de este tipo hay que tener el día. Primero tienes que verlo, que te salga y luego tener la fortuna de acertarle», explicó Olegario García.
Después de toda una vida practicando el deporte de la caza es el primer ‘Canis lupus’ que consigue cazar. Un trofeo que a la cuadrilla le costó 1.200 euros, los que le tuvieron que pagar a la Junta de Castilla y León por hacerse con la pieza. La transacción se realizó ante el guarda forestal de turno quien extendió el precinto correspondiente en el que se recogen los datos del animal, un lobo de unos dos años de edad. La del sábado fue una jornada «redonda» para este cazador, que también dio muerte a una jabalina de 104 kilos de peso, «que seguro nos aporta una chorizada bárbara». El lobo, por el contrario, llevará camino del taxidermista para su posterior exhibición.
Manifestación
La caza de este lobo en los montes leoneses próximos a los Picos de Europa se produce a escasos días del 28-N, jornada de movilización convocada por los ganaderos asturianos en defensa de la ganadería tradicional. Una manifestación que se desarrollará por las calles de Oviedo para reclamar, entre otras cosas, actuaciones contundentes contra el lobo. Como estas tardan en llegar, algunos ganaderos agradecían el gesto de Olegario García. Este también se adelantaba a las previsibles críticas que le podrían llegar desde los colectivos conservacionistas. «Yo respeto a todo el mundo. Entiendo que el ecologismo tiene su parte buena y hasta cierto punto les defiendo, porque gracias a ellos no todo acaba en destrucción. Pero también hay que entender a la gente que vive del campo y la ganadería y sufre los daños permanentes que ocasiona esta especie», explicó. Este empresario riosellano entiende que el equilibrio entre unos y otros es un tema que no es de su competencia. «Yo soy un simple cazador que paga sus permisos. Si la Junta de Castilla y León autoriza su caza es porque lo consideran necesario para mantener ese equilibrio. Si el lobo causa muchos daños hay que tomar medidas», añadió. En la vecina comunidad autónoma se ha calculado un censo estimado de dos mil lobos. Es Asturias son muchos menos, pero la Junta General del Principado no descarta tomar medidas similares, autorizando la caza de esta especie en algunas batidas de jabalí. Así se lo prometieron a los representantes ganaderos de los Picos de Europa en una reciente reunión. De momento sólo se ha quedado en palabras.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *