Así eran las primeras serpientes

¿Lo compartes?

Su ancestro común era un animal de hábitos nocturnos que vivía en zonas boscosas del hemisferio sur.

28/05/2015 | J&S

Recreación artística del ancestro de las serpientes acechando a una presa. JULIUS CSOTONYI
Recreación artística del ancestro de las serpientes acechando a una presa. JULIUS CSOTONYI

Así lo ha determinado un equipo de paleontólogos de la Universidad de Yale que ha llevado a cabo el estudio más detallado hasta el momento sobre los antecesores de estos animales, informa la revista BMC Evolutionary Biology. Los investigadores también destacan en su ensayo que estos reptiles solían cebarse en presas relativamente grandes a las que emboscaban.

Allison Hsiang, experta en geología y geofísica de la citada institución y coordinadora  del ensayo, y sus colaboradores han analizado desde la anatomía de estos vertebrados hasta sus genomas. También han construido un árbol evolutivo que tiene en cuenta tanto las serpientes vivas, de las que en la actualidad existen unas 3.400 especies, como las extintas. Gracias a él han averiguado que los más recientes antepasados de estos ofidios ya habían perdido sus miembros anteriores, pero aún conservaban unas diminutas patas traseras en las que se puede observar incluso los dedos y la articulación del tobillo. Estas serpientes primitivas se originaron hace algo más de 128 millones de años, en el Cretácico, y en opinión de estos científicos evolucionaron primero en tierra firme; después, algunas se adaptaron a la vida marina. Su técnica de caza no consistía en asfixiar a sus víctimas: las capturaban con los dientes, similares a agujas con forma de gancho, y las devoraban por completo.

Para reconstruir el hábitat de estos animales los investigadores analizaron el ADN y los fósiles y la anatomía de un total de 73 especies de serpientes y lagartos, vivos y extintos. Identificaron las diferencias y una serie de rasgos comunes, elaboraron un gran árbol evolutivo y determinaron las principales características que habrían sido decisivas en su historia evolutiva. “Los fósiles más antiguos que hemos incluido en nuestro estudio tenían una antigüedad de entre 93 y 100 millones de años”, detalla Hsiang. La información genética provenía de especies vivas, pues el ADN no se preserva en fósiles tan antiguos. Según sugieren, las primeras serpientes se movían por tierra y no eran animales acuáticos, una propuesta que sin duda contribuirá al debate que mantienen los científicos sobre este asunto.

El trabajo sostiene que lo más probable es que se originaran en zonas boscosas y cálidas del Hemisferio Sur hace unos 128 millones de años. Ese periodo coincide con una época en la que surgieron rápidamente numerosas especies de mamíferos y aves, según destacan los investigadores. También creen que cazaban de noche, pues concluyen que estos reptiles no tuvieron hábitos diurnos hasta que surgió una familia de serpientes llamada Colubroidea (conocida popularmente como culebras) hace unos 50-45 millones de años. De esta familia, recuerdan, provienen aproximadamente el 85% de las especies de serpientes que viven en la actualidad.

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *