ASAJA Salamanca pide que la provincia sea declarada zona libre de lobos

¿Lo compartes?

La ganadería extensiva es una de las prácticas más habituales en esta provincia. Su cabaña de bovino, ovino y porcino, una de las mayores de España, se está viendo amenazada por la presencia de este predador. La Asociación de Jóvenes Agricultores pide a la Administración que tome cartas en el asunto de manera urgente.

17/12/2015 | Redacción JyS

Captura de pantalla 2014-09-12 a la(s) 11.34.49Las medidas preventivas que propugnan algunos grupos ecologistas (pastores eléctricos, uso de mastines…) para proteger al ganado de los ataques de lobos son inviables para la ganadería extensiva, sobre todo en el caso del bovino. ASAJA-Salamanca asegura que, además, tales medidas sólo trasladarían el problema de lugar, y critica que las actuaciones de la Administración están más encaminadas a satisfacer a los grupos ecologistas: “Si este predador acaba con la ganadería de una comarca después se trasladará a otra, por lo que el problema cambiará de sitio, pero no se le pondrá solución”.

“La defensa del medio rural pasa por apostar por las personas, por el ganadero”, afirman fuentes de esta asociación. “¿De qué sirven todas las estrictas normativas de bienestar animal que imponen las administraciones si después defendemos al lobo, que en una noche puede matar 20 o 30 ovejas? Esas ovejas, o terneros, ¿acaso no tienen también derechos como el de contribuir a mantener vivo un ecosistema único en el mundo como es la dehesa?”.

En diciembre la asociación solicitó al consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez Quiñones, que permita a los propios ganaderos participar en batidas organizadas para abatir un lobo en Arribes del Duero ante las dificultades que ha encontrado la Patrulla de Medio Ambiente para ejecutar el permiso que posee desde finales de septiembre. “Viven en un continuo estado de ansiedad. Cada mañana se levantan pensando sólo en si su ganado sigue vivo, en dónde habrá matado esa noche. Y no sólo eso: después la Administración pone mil trabas para indemnizar una parte de las pérdidas”.

Los ganaderos argumentan que viven en un continuo estrés. Cada mañana acuden a revisar su ganado “con la incógnita de saber dónde habrá matado el lobo”, y a los que tienen la mala suerte de ser los perjudicados “la Administración les pone mil trabas para indemnizarle una parte de las pérdidas”.

Por último, ASAJA-Salamanca quiere dejar claro que su intención no es incumplir la normativa europea que protege este predador, aunque no la compartan, pero consideran que existen otros lugares y métodos más recomendables para su supervivencia. “Arribes nunca fue tierra de lobos, y no hay razón para que ahora sea conservado en esta zona”, afirma al tiempo que insta a las Administraciones a que adopten “las medidas necesarias para expulsar a esta especie de manera urgente de Salamanca” y al resto de organizaciones y entidades públicas a que “respalden esta iniciativa en defensa del medio rural”.

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *