Aprobado el anteproyecto de la nueva Ley de Caza de Castilla-La Mancha

¿Lo compartes?

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado el anteproyecto de ley de caza incluyendo las alegaciones del sector, una medida que una vez pase su trámite parlamentario contará con varias “novedades”, tal y como ha asegurado en rueda de prensa la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano.

26/09/2014 | Europa Press

Así, ha indicado que los objetivos de esta nueva medida son simplificar los trámites administrativos eliminando trabas burocráticas y “aumentar la confianza de los terrenos cinegéticos”, con un marco normativo “muy social y que favorece la caza a los aficionados además de garantizar la conservación de la naturaleza”.

Como principales novedades, ha resaltado que la norma busca conservar el patrimonio cinegético de las especies de la región “custodiando la pureza genética de las especies, con planes de conservación del patrimonio genético”.

El texto legislativo desarrolla, por otro lado, fórmulas para acotar la responsabilidad civil del cazador, “como la responsabilidad por daños a la agricultura o la ganadería” en el ejercicio de esta actividad.

Simplificación de terrenos

Otra de las novedades de la ley de caza es que solo establecerá dos tipos de terrenos cinegéticos, como son cotos y zonas colectivas.

De esta manera, se entenderá por terreno cinegético una superficie de propiedad compartida con un fin social y sin ánimo de lucro o comercial, forma colectiva a la que además se reducirá al 50% la matrícula que tendrán los cotos privados de caza.

La norma impulsará también planes de ordenación cinegética, que serán obligatorios y en los que se establecerá la modalidad y especies de caza que se desarrollan en estos terrenos.

Así, desaparece la terminología de cotos de caza mayor y caza menor, y la actividad que desarrolle cada uno vendrá especificada en estos planes.

Estos cotos deberán desarrollar infraestructuras para protegerse de posibles incendios forestales, y medidas de autoprotección en el caso de que haya que defenderse de emergencias sanitarias.

En esta materia, cada coto tendrá que tener su plan sanitario, con especial énfasis en el cuidado del estado de las especies cinegéticas, vigilando las enfermedades que se desarrollen en su término y que pudieran afectar a la fauna silvestre, al ganado doméstico o a las personas.

Sanciones más severas

En cuanto a las sanciones, se prestará especial importancia a los infractores que utilicen medios masivos de caza y no selectivos, como pueden ser los envenenamientos.

En este sentido, “además de la sanción económica habrá sanciones que limitarán la actividad de los cotos”. “La tolerancia es cero”, ha enfatizado Soriano.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *