¡Alien existe! Y tiene forma de pez

¿Lo compartes?

Pero tranquilos: vive a 2.000 metros de profundidad y no alcanza más de 50 centímetros de longitud.

05/11/2014 | Redacción

Foto: que.es
Foto: que.es

Todo está inventado, que decía aquel. Y el ‘Alien’ que James Cameron inventó hace ya cuatro décadas para aterrorizar a diestro y siniestro en la gran pantalla como octavo pasajero pudo ser eso, una invención, pero tiene su correspondencia en la naturaleza.

Se trata de un pez llamado dragón negro, oriundo de las aguas templadas del Hemisferio Sur y cuya diferencia entre sexos llega a extremos insospechados. Un ejemplo: la hembra lleva la voz cantante, ya que es considerablemente mayor que el macho ­–alcanza los 40 centímetros, aunque puede llegar a los 50–  y sus dientes son colmillos afilados y poseen unas barbas en el alargado mentón cuya punta sirve para emitir luz –son bioluminiscentes, como otras especies de los mares abisales–. El macho, en cambio, llega a los 5 centímetros, tiene bastantes menos dientes y su destino es… reproducirse. Tal cual, porque incluso carece de intestino, por lo que ni siquiera vive el tiempo suficiente para comer, solo para trasladar sus genes a la hembra.

La razón presuntamente está en razones evolutivas: escasez de alimentos destinados en este caso a la hembra y necesidad de aparearse cuantas más veces mejor –ella– para mejorar la especie.

 

¿Y esa forma?

La forma tan parecida al alien cinematográfico se adopta en la edad adulta. Las larvas, con los ojos en los lados de la cabeza, al crecer, ven cómo el cráneo se va abombando y acaba por cubrirlos –hay que tener en cuenta que poco se ve en esas profundidades, por lo que su uso es muy limitado–. Además, adquieren tonalidad negra en el caso de las hembras y marrón oscuro, en el de los machos.


¿Lo compartes?

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *