Alicante // Los cazadores rechazaron la orden de erradicación de arruís en la Font Roja

¿Lo compartes?

La Federación de Caza de la Comunitat Valenciana reclamó el pasado mes de enero, por escrito, a la Conselleria de Medio Ambiente el mantenimiento de la especie de cabra arruí o del Atlas marroquí en los parques naturales de Serra Mariola y la Font Roja, así como en otras zonas del norte de la provincia lindante con Adzaneta de Albaida.

06/03/2014 | Las Provincias

La Generalitat Valenciana lanzó una orden el pasado año que planteaba la erradicación de la especie en algunas zonas forestales al considerar que es invasora y provoca daños en la agricultura e incluso en la masa forestal.
Los cazadores no comparten esa tesis y creen que este animal contribuye a la limpieza de los montes a la hora de prevenir los incendios forestales al comer la hierba en los cortafuegos. En el caso de la provincia de Alicante, se han delimitado unas zonas en que se controlará la población hasta que sea compatible con los valores del entorno, y otras, concretamente los parques naturales y el área que limita con la provincia de Valencia, en la que se plantea la erradicación completa. La federación autonómica de caza plantea que todas las zonas pasen a ser de control, no de erradicación, salvo en aquellas zonas muy próximas a carreteras como la autovía A-7, donde podría producir evidentes riesgos para los conductores.
A la hora de defender sus planteamientos, la Federación señala que «no puede obviarse el interés cinegético que la especie tiene para los cazadores, al tratarse de una especie de caza mayor que goza de un alto prestigio, entre otros motivos por su escasez en el resto de la geografía española». La provincia de Alicante acoge una de las mayores poblaciones de cabra arruí de España, junto a la de Sierra Espuña, en la vecina Murcia. La caza del arruí «puede desembocar en un importante recurso económico para las zonas rurales y privarlas de esta especie representaría privar a los municipios afectados de un factor de dinamización económica».


¿Lo compartes?

6 comments

  1. 0

    NO AL EXTERMINIO DEL ARRUÍ ESPAÑOL
    No parece muy coherente que ayuntamientos como el de Jijona paguen a pastores para que sus cabras y ovejas domésticas ingieran los hierbajos del monte y; en cambio, pretenda Medio Ambiente, la Generalitat Valenciana, muchos ecologistas, etc. erradicar los arruís cuando realizan la misma labor y sin gasto para los contribuyentes. O sea, nos sirven de contra incendios y gratis, sustituyendo la labor que antes hacían las cabras domésticas (cada vez hay menos), las vacas, los burros, caballos.

    Veamos los motivos por los cuales no debe ser exterminado: Como que este animal no se hibrida con ninguna otra especie, está protegido como especie vulnerable por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). No se ha demostrado hasta hoy que sea transmisor de enfermedades. El arruí se alimenta de pastos y favorece las praderas y pastizales. Ya habitó aquí hace cien mil años, pero se extinguió y, de no ser por el Estrecho de Gibraltar, estaría aquí, igual que se encuentra ahora. No soporta la humedad, luego no se cree que se expanda hacia el norte: su hábitat natural se halla entre pinos y terrenos áridos. No compite ni expulsa a ninguna especie; al contrario, su adaptación a las dificultades le permite sobrevivir bien sin tener que rivalizar con la cabra montés o el ciervo mucho más agrestes y menos resistentes a estas zonas del semiárido alicantino, murciano, etc.
    Todos los factores anteriormente mencionados nos demuestran que la especie arruí no es usurpadora ni debe ser suprimida, ni declarada exótica invasora y, sin embargo, la han proclamado de esa manera y no lo es, pues tampoco perjudica la economía de donde habite. Al contrario, genera ingresos a los cotos, hoteles rurales, etc., y otros muchos beneficios a la flora y fauna; valga de ejemplo, sus restos alimentan a infinidad de especies protegidas como águilas, buitres, etc.
    Uno no quiere pensar mal, pero como siempre un tanto de corrupción humana (humana, demasiado humana, diría el gran filósofo Nietzsche) podría atañer también a este asunto: ¿a ver si anhelan suprimirlo de su vida en libertad en los montes para que sólo se puedan cazar en grandes cotos vallados, con hotel incluido y unos cuantos miles de euros por trofeo? Pues casualmente nadie en España se ha planteado erradicarlos de esos grandes vallados.
    No entiendo cómo los cazadores matan a arruís, gamos, cabras montesas, corzos, ciervos, etc., cuando estos animales se quedan de muestra, parados, vigilando a los cazadores y estos más que cazarlos, los fusilan cuando los cuadrúpedos se quedan fijamente mirándolos. Pero mientras no se prohíba la caza recreativa como ya ha ocurrido en Costa Rica, pienso que los cazadores debieran de movilizarse y que no sólo los puedan cazar los escopeteros más pudientes, en esos vedados para la clase alta, sino que no los exterminen de la Font Roja, Sierra Mariola, Carrasqueta, Sierra Espuña, Islas Canarias, etc. y que si han de cazarse que pueda ser, con control, en algunos montes; así al menos no sería masacrado de algunos parajes de España. Este tema está siendo muy manipulado y el objetivo es eliminarlo para los amantes de la naturaleza, los cazadores más modestos y que el negocio perdure solo en los vallados para monteros tipo Blesa, Juan Carlos I, y otros magnates.
    Nunca he entendido este afán de algunas autoridades y de ciertos grupos ecologistas por exterminar a las especies que no sean autóctonas. Cuidado con el amor al exterminio, pues los arruís son más nobles e igual de animales que los seres humanos y son menos foráneos que los marroquíes, ingleses, rusos, etc que residen en España. Por eso mismo, los arruís están más arraigados que muchos españoles, por algo ya pacían por España antes de nacer los menores de 45 años, en pleno periodo franquista. Además, debieran demostrar científicamente el deterioro que provocan a la fauna española, que, por cierto, es nulo. Pienso que existen las mismas razones para exterminar al arruí que las que esgrimía Hitler para el genocidio judío: ninguna. Por ello, les ruego a mis colegas los ecologistas y a las autoridades de medio ambiente que no debemos mantener el exterminio de ninguna especie solamente por ser foránea (además de que el arruí está bien adaptado a muchos montes españoles desde el 1970); sino dejadlos que convivan en paz, como el inofensivo arruí.
    En el semiárido alicantino, murciano, almeriense, etc., no hay ninguna otra especie de cabra salvaje que se adapte tan perfectamente como el arruí. En Texas (EEUU) la conservan, ¿por qué en España hemos de ser menos? Espero que seamos equitativos con esta especie animal y contribuyamos a una larga vida al arruí español que tantos beneficios nos aporta en algunas de nuestras sierras. ¡Seamos conservacionistas y no exterminadores!

    Raimundo Montero

    1. 0

      Estoy de acuerdo con lo que argumenta ADHIF en su página Web. Por ejemplo, en Castilla-La Mancha están exterminando los ciervos para que sólo queden en los vallados para cazadores adinerados.
      Parece que ha comenzado el exterminio no sólo del arruí de la Sierra Carrasqueta y muchas otras Alicantinas sino también de los ciervos y demás. Están dando permiso de caza todo el año, hasta por la noche, y en poco tiempo no quedará ni ciervo ni arruí vivo por nuestros montes. He visto fusiladas varias arruis hembras preñadas cerca de Jijona.
      En España hay muchos escopeteros de tiro fácil.

  2. 0
    Raimundo Montero says:

    QUEJA A LA DELEGACIÓN DE MEDIOAMBIENTE DE ALICANTE SOBRE EL ARRUÍ
    Hace unas semanas se publicó un Decreto de la Generalitat Valenciana que descartaba el exterminio del arruí (un tipo de cabra montesa) en la cara sur de la autovía de Alicante a Alcoy y, por ejemplo, incluía el término municipal de Jijona y se decía que sólo habría control; sin embargo, don Francisco Javier Sogorb (director de Medioambiente en Alicante), está dando tantos permisos de caza que en vez de haber control del arruí se va procediendo a su exterminio. Hace unos meses era habitual verlos por algunas sierras alicantinas, actualmente es raro toparte con alguno.
    Si es ilegal ¿por qué dan permisos de caza de día y de noche, en época de cría y todo el año sin dejar que se puedan recuperar? ¿Puede don Francisco Javier Sogorb y Miquel Gomiz Llorens (otro funcionario de la Consellería) concienciarse de este exterminio y cumplir el mismo decreto de la Generalitat que sólo ordena el control de la especie? Además también se están cazando en demasía ciervos y muflones. En un año de sequía no se debiera permitir; en cambio, han incrementado el número de las piezas a matar. ¿A qué se debe? He visto fusiladas varias arruís hembras preñadas en la provincia de Alicante.
    Tampoco entiendo por qué las distintas sociedades de cazadores no devuelven muchos permisos de caza; pues a este ritmo dentro de poco no quedará ni un arruí vivo y tendrán que ir (si van sobrados de euros) a los vallados a batir trofeos a un enorme precio.
    ¿A ver si quieren exterminarlos para que sólo queden en los vallados e incumplen el decreto sólo por negocio? ¿O es que en España hay demasiados escopeteros de tiro fácil?
    Espero que tanto los funcionarios de la Consellería de Medioambiente como los cazadores se relajen este verano en la playa y dejen las escopetas bien guardadas en pro del patrimonio natural de las sierras de Alicante.
    Raimundo Montero

  3. 0
    Raimundo Montero says:

    A LA FEDERACIÓN DE CAZA Y A LA CONSELLERIA DE MEDIO AMBIENTE. SOBRE EL ARRUÍ

    ADHIF (Asociación en Defensa de Herbívoros Contra Incendios Forestales) defiende la presencia de herbívoros en los montes. No tenemos tan claro que algunos cotos, la Generalitat y la Federación de Caza pretendan lo mismo. Nosotros apoyamos a la Federación Alicantina de Caza cuando nos lo pidieron hace unos meses y recogimos firmas hace dos años en defensa del arruí (cabra salvaje que quieren exterminar); quisimos colaborar para la introducción de la cabra montés, hemos solicitado reuniones y mostrado nuestra colaboración a la delegación de Medio Ambiente de la Generalitat en Alicante. También hemos solicitado los informes técnicos que avalan los infinitos permisos y modalidades de caza, igualmente el número de permisos concedidos y el de capturas. Solo nos han contestado y en parte, a las capturas y permisos de los años 2013 y 2014, el resto ni se han molestado en contestar.

    A pesar de todo esto, pueden contar con nuestra ayuda. Nosotros estamos en contra del exterminio del arruí y de cualquier otro herbívoro en cualquier territorio. Su excelente aportación a la biodiversidad ya no se discute. Muchos expertos avalan los enormes beneficios de estos animales en los montes.

    Lo que nos preocupa es la gestión cinegética que se está haciendo de los ciervos, gamos, muflones y arruís que, pese a todo, algunos afortunadamente sobreviven en libertad, a pesar del acoso sistemático que padecen en toda la provincia de Alicante. La gestión de caza es tan nefasta que está llevando al progresivo deterioro de las especies y, en algunos montes, al exterminio; ya que sin existir censos se autoriza y caza sin ningún tipo de control ni restricciones: hembras en gestación, machos, crías, esperas diurnas y nocturnas durante todo el año, en batidas al jabalí y herbívoros y con todo tipo de armas y métodos de caza. Desatino planificado hace dos años, al fracasar otros intentos y que consiste en deteriorar los trofeos de caza y en la liquidación de la riqueza cinegética que hay en libertad, con un único objetivo de beneficiar a los vallados de caza mayor. ¡Ya era hora que algunos los dueños de cotos se dieran cuenta y cacen mucho menos de lo que autoriza la Conselleria; ésta, por cierto, tan exterminadora!

    El mundo al revés: en vez de luchar la Conselleria presidida por Alberto Fabra en proteger la riqueza de fauna y flora de la comunidad, establece criterios que tratan de exterminar herbívoros y otros animales salvajes. Lo mismo sucede con el Gobierno de España, del mismo signo político, al abandonar los montes al pelotazo urbanístico por derogar la ley que impedía urbanizar en 30 años tras un incendio en un monte.

    Veamos las ilegalidades que permite la delegación de la Conselleria de Medio Ambiente de Alicante:

    1.- Se autorizan y cazan herbívoros en esperas nocturnas, siendo ilegal según el art 12 de la Ley de Caza de 2004 y nadie dice nada, salvo abatir animales sin compasión.

    2.- En algunos cotos se están cebando con sal paja y cereales a pie de cultivos a ciervos, muflones y arruís para fusilarlos en esperas durante todo el año, incluyendo la época de gestación y cría, con la excusa de daños y de hibridación. No hay limitaciones en los permisos, se puede matar todo, en todo tiempo, edad, tamaño y lugar. Ilegalidad compartida por algunos cotos, federación y Generalitat.

    Sin embargo, no existe un solo ciervo o un arruí híbrido en la provincia de Alicante.

    3 Se solicitan y autorizan a cazar las especies aludidas en todas las batidas al jabalí, incluyendo cotos que no tienen ningún gamo ni ciervo.
    Desde ADHIF apoyamos a los cazadores alcoyanos para que no exterminen los arruís de la Font Roja ni de la sierra de Mariola, pues no se hibrida ni hace daño a las sierras y ayuda contra los incendios forestales, sobre todo si hubiese muchos más pastando.

    Fíjense que contradicción: el Ayuntamiento de Alcoy no encuentra a un pastor de ovejas para que éstas limpien la Font Roja de matas, hierbas y rastrojos -por supuesto cobrando el pastor por su trabajo- y encima la Generalitat quiere eliminar al arruí que está limpiando de matas la Font Roja (no ayudan del todo porque hay pocos arruís en esa sierra), pero sin ni un euro de gasto a los ciudadanos.

    ¿Algún día se pondrá orden en todo este caos y se impondrá la fuerza de la razón?; pues por desgracia desde 2009 en lo relativo a la caza lo que impera es la razón de la fuerza.

    Desde ADHIF todo nuestro apoyo a los cotos y cazadores que respetan las normas y se preocupan por conservar los herbíboros y otros animales y plantas tan necesarios para nuestras sierras.

    Raimundo Montero es portavoz de ADHIF.

  4. 0
    Raimundo Montero says:

    POR LA INTRODUCCIÓN DE LA CABRA MONTÉS EN ALICANTE
    En el año 2010, Adhif (Asociación en Defensa de Herbívoros Contra
    Incendios Forestales) y otras entidades nos reunimos con los
    responsables de Medio Ambiente para tratar sobre la introducción de la
    cabra montesa en nuestra provincia. Por desgracia, no se llevó a cabo
    pues la Administración (entonces presidida por el PP) autorizo a que
    lo hiciesen los particulares, pero no estuvo dispuesta a traer una
    aportación importante de animales, (teniendo exceso en Castellón y
    capturaderos legales para hacerlo) ni de proveer de los medios para
    proceder a su seguimiento. Por ese desastre, desde Adhif rogamos que
    la actual Generalitat presidida por PSOE, Compromís y Podemos apoyen
    esta idea y colaboren en esta noble tarea; ya que es una anormalidad
    que haya cabras montesas por Murcia, Valencia, Castellón, etc., y no
    intervengamos para que reaparezcan en nuestro territorio. También
    rogamos la cooperación de la Diputación de Alicante, de los
    ayuntamientos de Jijona, Alcoy, Ibi, Castalla, etc., sociedades de
    cazadores, la colla ecologista “La Carrasca”, Ecologistas en Acción,
    Izquierda Unida y otros colectivos para llevar a buen fin este
    proyecto.
    Desde Adhif, por suerte, hemos observado mayor sensibilidad
    ecológica en los representantes políticos valencianos actuales (valga
    de ejemplo, el equipo de gobierno del actual Ayuntamiento de Jijona)
    y, por
    esa razón, pensamos que es el momento adecuado de ponernos a trabajar
    todos en esta dirección propuesta.

    Adhif propone las siguientes medidas para que volvamos a disfrutar de
    la cabra montés española en nuestra provincia y en que se
    conserven los ciervos, arruís, gamos y muflones ya existentes:

    1.- Tras el reparto de las suficientes cabras autóctonas en la Sierra
    de la Carrasqueta, Serrella, Aitana, Font Roja, Mariola, etc., se deben
    proteger de la caza y de los furtivos ante todo los primeros años para
    que haya un número suficiente de ejemplares que garantice la supervivencia de la
    especie. Para ello, las autoridades disponen de Seprona, guardas
    forestales, algunos cotos, voluntarios, Adhif y quienes desean ayudar
    a este objetivo.

    2.- Que las nuevas autoridades no incurran en la gestión de caza tan
    nefasta de la anterior Generalitat Valenciana, presidida por el PP,
    que estaba llevando al progresivo deterioro de las especies y, en
    algunos montes, al exterminio; puesto que sin existir censos se autorizaba
    la caza sin ningún tipo de control ni restricciones: hembras en
    gestación, machos, crías, en esperas diurnas y nocturnas durante todo el
    año; incluyendo a estos rumiantes en las batidas al jabalí, y con
    todo tipo de armas y métodos de caza. Desatino planificado hace unos
    años y que consiste en deteriorar los trofeos de caza y en la
    liquidación de la riqueza cinegética que hay en libertad, con un único
    objetivo de beneficiar a los vallados de caza mayor. ¡Ya era hora de
    que algunos de los dueños de cotos se dieran cuenta y cacen mucho
    menos de lo que autorizaba la
    Conselleria de Medio Ambiente; ésta, por cierto, tan exterminadora! La
    gestión debe ser sostenible, selectiva y buscando mejorar las
    especies.

    3.- Se autorizan y cazan herbívoros en esperas nocturnas, siendo
    ilegal según el art 12 de la Ley de Caza de 2004 y nadie se opone,
    salvo abatir animales sin compasión. Se premia a algunos cotos con
    permisos para cazar ciervos y muflones en esperas y batidas hasta
    2017, o hasta la finalización del Plan de Caza, en base a la Orden
    11/2014 que regula el arruí…, cuando el muflón no está incluido en
    esa Orden, ni está declarado exótico invasor. También se premian a los
    cotos de Font de la Figuera al incluirles la cabra montesa en las
    batidas al jabalí, sabiendo que es la única zona por la que podrían
    llegar las cabras monteses a la provincia de Alicante. Deseamos que
    las nueva Generalitat Valenciana anule estas ilegalidades; de lo
    contrario, ADHIF se está planteando seriamente, recurrir éstas y otras
    irregularidades.

    4.- Que no se cebe con sal, paja y cereales a pie de cultivos a
    ciervos, muflones y arruís para ejecutarlos en esperas durante todo
    el año; incluyendo la época de gestación y cría, con la excusa de
    daños y de hibridación. No hay limitaciones en los permisos de matar
    animales, su número es siempre ampliable, se puede matar todo, en
    todo tiempo, edad, tamaño y lugar, ilegalidad compartida por algunos
    cotos, federación y Generalitat.
    Sin embargo, no existe un solo ciervo o un arruí híbrido en la provincia de
    Alicante. Y en la Sierra Espuña (Murcia) conviven sin problemas la
    cabra montesa y el arruí; aunque se observa que va desplazando la
    montesa al arruí.

    5.- Se solicitan y autorizan a cazar las especies aludidas en todas
    las batidas al jabalí, incluyendo cotos que no tienen ningún gamo ni
    ciervo. Desde ADHIF apoyamos a los cazadores alcoyanos en su empeño de
    no exterminar los arruís de la Font Roja ni de la sierra de Mariola,
    pues no se hibridan ni hacen daño a las sierras y ayudan contra los
    incendios forestales, sobre todo si hubiese muchos más pastando.

    Los miembros de Adhif deseamos que el cambio político en la
    Generalitat sea verdadero e impongan orden en este caos relativo a los
    permisos de caza que en ocasiones dan más autorizaciones de caza que
    animales sobreviven como serias dificultades por las sierras.
    Desde ADHIF recordamos a todos los cazadores, a los nuevos políticos
    valencianos, ecologistas y ciudadanos de bien nuestro deber cívico de
    no exterminar a los herbívoros de los montes de nuestra querida España
    y de reintroducir en nuestra provincia una de las joyas de nuestra fauna
    ibérica, la cabra montés, que jamás tuvo que ser exterminada de la
    provincia de Alicante.
    Raimundo Montero es portavoz de ADHIF.

  5. 0
    cabreado con muchos says:

    Los amantes de la naturaleza y defensores de los valores medioambientales, no solo son los cazadores o los ecologistas como pareCe serlo el portavoz de ADHIF.
    Muchas personas queremos disfrutar del monte y de sus valores, pagamos impuestos y tenemos derecho a fotografiar un ciervo, o un corzo. Estos y otros animales, no solo pertenecen a los cazadores o a Uds. Alguien piensa que no sería bonito que el conjunto de la fauna y flora estuviera vigilada y en muchas zonas protegida para que la disfrutáramos todos.
    Tengo la triste experiencia de ver como moría un arruí, con una flecha clavada. Eso hay que denunciarlo también. Y por lo que veo hay algo oculto en todo esto que no sale a la luz. Muchos estamos esperando que se diga la verdad y no solo una parte.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *