Alertan de escasez de monterías si obligan a ‘rehaleros’ a darse de alta

¿Lo compartes?

La Federación Extremeña de Caza (Fedexcaza) ha alertado de la «escasez» de monterías que se darán este año en la región debido a la obligación, por parte del Gobierno, de que los rehaleros deban darse de alta por una «afición» que pasa a considerarse actividad económica.

13/07/2014 | ABC

El presidente de la Federación Extremeña de Caza, José María Gallardo, ha dicho que las rehalas -agrupaciones de perros en caza mayor- están en peligro de desaparición debido a una medida que “no se basa en ninguna legislación” y “sin justificación”.

El Gobierno central ya explicó el año pasado al sector extremeño que la rehala sería considerada como una actividad, y por tanto sus aficionados debían darse de alta “bajo amenaza de sanción” de cara a la nueva temporada de caza mayor.

La respuesta “inflexible” del Ministerio de Trabajo ha llevado a que todo el sector a nivel nacional se haya movilizado. En Mérida, decenas de personas protagonizaron ayer una sonora protesta que culminó en la Plaza de España. En Extremadura, hay actualmente unas 700 rehalas.

Gallardo cree que es una medida que “acabará” con el mundo de las rehalas, una “afición” que ya cuesta “mucho dinero” por el mantenimiento de los perros, vacunas, habilitación del lugar, desinfectaciones o transporte.

El colectivo de la caza “paga ya impuestos por todos lados”, debido a las tasas, licencias administrativas o impuestos sobre cotos; pero, “quieren más y más” y se ha llegado “a un punto insostenible”.

Así, el presidente de Fedexcaza cree que los rehaleros abandonarán la actividad “directamente”, antes que pagar las tasas de autónomos, pues es “imposible” que puedan afrontar el coste de esas “altas”.

Ha mostrado el “profundo pesar” del sector por el “trato” que se está dando a la rehala, a cuyos aficionados se les quiere considerar como “trabajadores”, los cuales deben darse de alta pese a que no exista ninguna normativa al respecto.

Gallardo no entiende como un cazador dentro de los puestos no deba darse de alta y a los rehaleros se les vaya a exigir ser trabajadores; una situación “incomprensible” si se tiene en cuenta las licencias administrativas y seguros a las que ya se les obliga por ley.

“Se trata de una actividad cinegética y deportiva, que no tiene nada que ver con el desarrollo de un trabajo”, recalca el máximo responsable de la Federación Extremeña de Caza.

Considera que los profesionales que colocan los puestos o sacan las reses en un coto privado -los cuales ganan un jornal “como quien va a vendimiar o recoger aceitunas”- deban darse de alta; pero no entiende que se obligue a esta situación a quienes “van a cazar”.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *