Alberto Núñez Seoane recibe tres escalones del Ullmann Award

¿Lo compartes?

El Restaurante Trafalgar acogió en la tarde de ayer el acto de entrega de los Ullmann Award, una cita que tuvo como protagonista al jerezano Alberto Núñez Seoane, que recibió los trofeos correspondientes a los tres primeros escalones conseguidos.

08/07/2014 | Diario de Jerez

¿Y qué son los Ullmann Award? Los Ullmann Award for European Big Game Trophy Animals nacieron hace exactamente 19 años con el objetivo de incentivar la caza en Europa. Bajo el abrigo de la familia Ullmann, su creación respondía también a una forma de fomentar “el turismo cinegético” y de paso “conocer las distintas culturas y tecnologías de caza de cada país”, explica Norbert Ullmann, máxima autoridad de esta institución y que acudió ayer personalmente a la entrega de galardones.

Los premios se dividen en seis categorías (echelon) y comprenden dos modalidades, la caza con rifle y la caza con arco. Así, para alcanzar este primer escalafón, por ejemplo en rifle, hay que cazar 8 especies distintas de animales. El segundo se alcanza con 16, el tercero con 24, el cuarto con 32, el quinto con 40 y el sexto, el denominado Magnum, con más de 46 especies en total.

Alberto Núñez Seoane recibió ayer los trofeos pertenecientes a los tres primeros escalones, tres trofeos imponentes realizados en cristal y que, según detalló Norbert Ullmann “son una especie de distintivo de mi familia, que lleva dedicándose al cristal desde al menos el año 1600”.

El propio Ullmann calificó al jerezano en el acto de entrega como “un coleccionista de alma”, que recibe este premio tras conseguir “24 especies distintas que han sido homologadas por el Safari Club Internacional. Además, me dicen que le falta uno sólo para el cuarto, que lo obtendrá pronto, porque le gusta viajar y los retos difíciles”, dijo Ullmann.

Seoane admitió sentirse “orgulloso” por este reconocimiento y significó que “los cazadores somos los primeros ecologistas, que luchamos por conservar la biodiversidad y la recuperación de las especies”. Asimismo, recordó que desde que cazó su primera presa “un corzo por Alcalá que me costó tres años” hasta su último trofeo, “un venado blanco en la República Checa” con el que consiguió el récord del mundo, “he vivido decepciones y alegrías, en definitiva, muchas experiencias”.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *