Alarma por un brote de sarna en cabras de la Terra Alta

¿Lo compartes?

Agricultura autoriza a los cazadores a cazar ejemplares salvajes sospechosos de tener la enfermedad.

21/01/2015 | elpais.com | MERCÈ PÉREZ PONS

El Departamento de Agricultura de la Generalitat ha detectado en cabras de varias poblaciones de la Terra Alta (Tarragona) que rodean el macizo de Els Ports un brote de sarna, afección cutánea contagiosa que excava túneles bajo la piel. De momento la epidemia podría estar presente en cuatro municipios: Horta de Sant Joan, Bot, Gandesa y Prat del Compte. La sarna amenaza las poblaciones de cabra salvaje presentes en estas zonas dado que se ha detectado la tipología más peligrosa de esta enfermedad, la sarcóptica, muy infecciosa. Dos ejemplares ya fueron sacrificados por este motivo y otra docena de cabras son sospechosas de portar este tipo de sarna, explica Pere Vidal, director de los servicios territoriales de la Generalitat en las Tierras del Ebro.

Es la primera vez que las Tierras del Ebro sufren esta variedad de sarna, que puede llegar a hacer caer la piel de las cabras produciéndoles la muerte. “Es sencillo de controlar, el problema es en los animales salvajes, que es más difícil de detectar”, añade Vidal.

La Generalitat asegura que el brote se encuentra en una fase inicial y ya ha puesto en marcha medidas urgentes para atajarlo. Este martes el departamento de Agricultura ha dado permiso a algunos cazadores para matar a las cabras que detecten que podrían portar la enfermedad. “En estos momentos buscamos animales muy sospechosos, los matarán a tiros y a partir de aquí se analizará la piel. Ya teníamos previsto este protocolo”, explica Vidal.

El gobierno catalán no tiene constancia de que el brote afecte a ninguna explotación ganadera. El director de los servicios territoriales de Agricultura explica que lo han comprobado recientemente y recuerda que cada año se realiza un saneamiento en estas instalaciones.

En las Tierras del Ebro hace pocos años estaban censadas alrededor de 5.400 ejemplares de cabra salvaje. “Este número ya se redujo para que fuera más difícil la transmisión de la sarna”, expone Vidal. Entre 2008 y 2009 se realizó un cercado con animales sanos y libres de sarna para garantizar que no se extingan en caso de un episodio virulento de la epidemia.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *