Águilas frente a Corzos

¿Lo compartes?

Cazando en la República Checa

Pocas veces es posible presenciar una jornada en la que cetrería y caza mayor se dan de la mano. Pocas veces el objetivo de una cámara asiste a este espectáculo en el que el hombre tan solo es testigo de un duelo de la madre naturaleza. Abrid bien los ojos, hemos viajado a Centroeuropa a cazar corzos con águilas reales y os hemos traído, en imágenes, esta increíble experiencia.

Texto: Jesús Gómez / Fotos: www.angelyuste.com

aguilas frente a corzos

Lo primero, el desayuno

Aunque los cazadores checos tienen unas costumbres muy diferentes a las nuestras, hay dos cosas en las que coincidimos. La primera es el amor por la caza y la segunda la pasión por la buena mesa. Nuestra jornada comienza con un opíparo desayuno en el que el goulash, plato típico de la zona, y las cervezas pilsen son las protagonistas: es necesario cargarnos de energía.

DESAYUNO

Salimos hacia el cazadero

Nos dirigimos a la población de Cheb, a unos 300 kilómetros de Praga, donde están los cazaderos. Tenemos que destacar que aquí las ‘escopetas’ dejan cazar a los cetreros en sus cotos sin cobrarles nada, ya que se sienten privilegiados de que éstos elijan sus tierras para volar los pájaros.

Ceremonia de presentación

Llegamos a nuestro destino, donde asistimos a una ceremonia de presentación de los participantes en la que nos indican las normas que rigen la jornada. También realizamos una especie de oración para pedir que las aves no sufran daños, así como la aparición de la caza.Como podéis ver, el buen humor tampoco falta.

Presentación

Arranca la mano

Por fin comenzamos a cazar. La organización es extraordinaria: por una parte están los aguileros y por otro los ayudantes, que son los encargados de ir levantando los corzos.

MANO 1

Salen los primeros

Las oportunidades de ver corzos son constantes y nos sorprende la alta densidad con la que cuentan estas latitudes. La cantidad es tan elevada que, incluso, alguno queda agazapado y espera a que pase la mano para arrancar a correr a nuestras espaldas.

Al fin, el espectáculo

El motivo de este viaje y de nuestros desvelos, al fin tenemos ante nuestros ojos uno de los mejores duelos de la naturaleza: el águila tras el corzo. No perdáis detalle de estas imágenes.

LANCES

F_CAPTURAS_2lances

¡Oreeeeeel!

mujer con aguilaEste es el grito de guerra de los cetreros checos, al lanzar a sus águilas a la persecución de los corzos. Orel significa ‘águila’ en su idioma, y el cazador grita su nombre en el momento del lance para evitar que otro suelte también su pájaro, ya que se pueden producir peleas. Como podéis ver, la reina de los cielos hace valer su corona y no duda en alzar sus gigantescas alas para perseguir a una presa que, en la mayoría de las ocasiones, la supera en envergadura y peso.

Muerte por asfixia

Cuando se produce el encuentro, el águila propina un devastador golpe a su presa que la desestabiliza para después asfixiarla con sus poderosas garras. El pájaro también está expuesto a riesgos: puede sufrir un mordisco o una patada por parte del corzo.

muerte por asfixia

La recompensa

Después de realizar su cometido, el águila recibe su premio y es la primera en probar la carne del corzo. Aprovechando estos momentos ‘calientes’ se refuerza su instinto de cazadora.

Y si se pierden en el cielo…

El teleseguidor permite localizar a las águilas cuando se extravían gracias a un pequeño emisor que portan en sus garras, como se aprecia en la imagen.

RADIOFRECUENCIA

Una percha bien amortizada

Nuestra jornada va tocando a su fin y, como podemos ver, el éxito ha sido rotundo. Nuestros amigos checos nos comentan que la carne conseguida durante el día se utiliza para financiar los gastos ocasionados por la actividad: comidas, bebidas, etc.

CEREMONIA

…Y una buena mesa

Para terminar esta inolvidable jornada, nos unimos a la fiesta de nuestros amigos checos. Sobre estas líneas foto del grupo de cetreros españoles que han tenido la fortuna de disfrutar de esta aventura.

CENA


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *