A mis obligaciones

¿Lo compartes?

cabecera-gallardo

José María Gallardo – 26/01/2016 –

“A mis obligaciones” titulaba Pablo Neruda uno de sus poemas que más me gusta recordar en las muchas horas de trabajo y soledad:

 

Cumpliendo con mi oficio

piedra con piedra, pluma a pluma,

pasa el invierno y deja

sitios abandonados,

habitaciones muertas:

yo trabajo y trabajo,

debo substituir

tantos olvidos,

llenar de pan las tinieblas,

fundar otra vez la esperanza.”

 

Y es que, ante un final de temporada cinegética llena de certidumbre,  rebosante de la única verdad que no tiene contestación, el exasperante declive de la caza menor y el apaleamiento público de la venatoria, se ha unido la incertidumbre de un panorama político que veremos a ver dónde nos lleva y la inoperancia absoluta ante las necesidades que tenemos los ciudadanos cazadores y la actividad por la que vivimos, sentimos, soñamos y trabajamos. La CAZA, por si acaso alguno no se había enterado, es una actividad que redunda en la economía de cientos de miles de familias en España, una herramienta fundamental para la conservación de las especies y el hábitat y que influye muy positivamente en el bienestar de los comunes con la reducción de los accidentes de tráfico por especies salvajes o la incorporación a la cadena alimenticia de toneladas de carne de una calidad extraordinaria.

Ante esto sólo nos queda trabajar y trabajar, y piedra a piedra construir un futuro mejor para la caza. Estoy seguro que es ahora, en las horas bajas, en los momentos difíciles, cuando todo el entramado de cazadores, representantes e instituciones, mostraremos nuestro lado más fuerte y nos uniremos en una simbiosis que dará como resultado un intenso trabajo y un esperanzador futuro.

Es precisamente esta asociación íntima, que debe servir para beneficiarnos mutuamente en nuestro desarrollo vital -la caza es para nosotros nuestra vida- lo que ha de servir para que con ilusión, dedicación y seriedad, sigamos trabajando para “llenar de pan las tinieblas, fundar otra vez la esperanza.”


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *